Elecciones EU: Hispana Susana Martínez, republicana que quiere ser gobernadora

La republicana Susana Martínez encabeza las preferencias electorales de los votantes de Nuevo México para convertirse mañana martes en la primera hispana en ser electa gobernadora de una entidad estadunidense.

Martínez, una abogada de 50 años, supera por 10 puntos porcentuales a la candidata demócrata Diane Denish, actual secretaria de estado de Nuevo México y protegida política del gobernador Bill Richardson, de acuerdo con las últimas encuestas.

Martínez es una figura política emergente de las filas republicanas en el estado la mayor proporción de población hispana del país, con más del 40 por ciento de residentes de ese grupo étnico, que tradicionalmente vota a favor de demócratas.

De ser electa, Nuevo México dejaría atrás ocho años de administración demócrata, para dar paso a una nueva era republicana encabezada por una hispana.

En su campaña, Martínez ha sabido aprovechar la baja popularidad del gobernador Richardson entre los residentes de Nuevo México, donde 57 por ciento desaprueba su función y 39 por ciento la apoya.

La republicana ha trabajado duro para ligar a lo largo de su campaña a Denish con Richardson.

A su vez la demócrata ha buscado identificar a Martínez como una ??tejana? en Nuevo México, aprovechando que nació y se crió en Texas, para desacreditarla ante los celosos residentes de la entidad.

Martínez nació en El Paso, Texas, en 1960, y creció en esa frontera donde se graduó de preparatoria; a mediados de la década de 1980, tras titularse de abogada en la Universidad de Oklahoma, cambió su residencia a Las Cruces, Nuevo México

Su carrera política y como funcionaria pública comenzó en 1996, al ser electa procuradora del condado de Doña Ana, en Las Cruces, cargo en el que ha sido reelecta tres ocasiones.

Como procuradora, Martínez se ha enfocado al procesamiento de casos de abuso infantil y corrupción pública, lo que le ha valido varios reconocimientos estatales.

En su campaña, Martínez se ha definido como conservadora opositora al aborto, al matrimonio de homosexuales y a la adopción por parejas del mismo sexo.

La republicana, casada con un agente del Sheriff, favorece además el derecho a portar armas sin que se realice una inspección de historial de la persona, aunque apoya dedicar más fondos para combatir la delincuencia.

En inmigración, Martínez ha dicho que se opondrá a la ley estatal que provee licencias de conducir a inmigrantes indocumentados, y buscará negar acceso a la educación superior con fondos estatales a hijos de inmigrantes ilegales.

Grupos pro inmigrantes y de derechos humanos han criticado la posición política de Martínez en el tema migratorio, considerando que posee lazos hereditarios con México.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *