José Luis Rodríguez Zapatero abucheado

El tradicional desfile con motivo de la Fiesta Nacional del 12 de octubre celebrado ayer en Madrid estuvo marcado por los abucheos que recibió a su llegada el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y por la ausencia de Venezuela, país que excusó su presencia argumentando que su abanderado estaba indispuesto.

En el desfile se rindió homenaje a ocho países iberoamericanos: Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Paraguay, Bolivia y México, con motivo del bicentenario de su independencia de España. Y estuvo presidido por el rey Juan Carlos (que es el jefe de las Fuerzas Armadas) y por su esposa Sofía, y por los príncipes Felipe y Letizia. Además asistieron el presidente del gobierno, numerosos ministros, altos cargos de instituciones del Estado y presidentes de varias comunidades autónomas.

Contra todo pronóstico no estuvo presente la bandera de Venezuela. Ante las especulaciones de que iba a ser abucheada después de que dos miembros de la organización terrorista vasca ETA reconocieran ante el juez haber sido adiestrados en Venezuela por un miembro del gobierno de Hugo Chávez, José Arturo Cubillas Fontán, quien además les proporcionó explosivos, el embajador de Venezuela en España, Isaías Rodríguez, acusó a los medios de comunicación españoles de ??imponer la mentira y la falsedad para construir sus verdades?. En una nota dijo que avisó ??con suficiente anticipación? de los ??imponderables? por los que la bandera de su país no estaría en el desfile, y negó que se deba a ??malestar alguno? en las relaciones bilaterales de las que aseguró que ??nunca han sido tan excelentes como en este momento?.

Un año más el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recibió pitidos y gritos de una pequeña parte del público que pidió su dimisión. Algo que no sentó bien ni a los reyes ni al príncipe Felipe de Borbón. En una conversación informal con un grupo de periodistas celebrada posteriormente en la recepción que tuvo lugar en el Palacio de Oriente, ambos mostraron su malestar, y el príncipe lamentó que los abucheos se hayan convertido en ??algo recurrente? y recordó que estas críticas se han producido también con otros gobiernos.

El ministerio de Defensa atribuyó los abucheos a ??pequeños grupos organizados?, convocados a través de internet y mensajes a través de celulares. El propio Zapatero, quitó hierro al asunto asegurando que los abucheos son ??lo de siempre? y que ??forman parte del guión?.

El desfile fue más austero que en años anteriores; participaron 3 mil soldados, mil menos que en 2009.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *