No es olvidado Henri Rousseau

La obra del pintor franc√©s Henri Rousseau, de quien se cumple hoy el centenario de su deceso, est√° m√°s en boga que nunca debido, principalmente, a que desde hace cuatro a√Īos reputados historiadores del arte han comisariado retrospectivas y escrito cat√°logos para pinacotecas claves de Europa y EU.

Con ello, han revalorizado la categoría de un artista cuyos cuadros están repartidos en las colecciones permanentes de museos de todo el mundo.

Esa diversificaci√≥n conlleva que los montajes de las retrospectivas “Henri Rousseau” , hasta septiembre en el Museo Guggenheim de Bilbao, y “Henri Rousseau. Jungles in Paris” , en la Tate Modern (Londres) en 2006, sean arduos y costosos.

La vida de Rousseau es un misterio pero se sabe que se gan√≥ la vida como aduanero en Par√≠s hasta que a los 41 a√Īos, seg√ļn Cornelia Stabenow, historiadora y autora de “Henri Rousseau” (Taschen) , decidi√≥ ser artista y se le conoci√≥ con el sobrenombre del “Aduanero” .

Anteriormente, Rousseau (1844-1910) hab√≠a sido un “pintor de domingo” , es decir, que pintaba en sus ratos libres de manera autodidacta y “tuvo el coraje de zambullirse de lleno en el arte” , indic√≥ en entrevista con Efe Philippe B√ľttner, comisario de la Fundaci√≥n Beyeler.

B√ľttner, que ha organizado la muestra que alberga en la actualidad el Museo Guggenheim de Bilbao, afirm√≥ que “Henri Rousseau es una de los factores claves del arte moderno y el √ļnico que no procede del entorno pict√≥rico de corte acad√©mico” .

Por ello, su obra resulta “fascinante” en opini√≥n de la historiadora del arte espa√Īola Estrella de Diego, quien recalc√≥ que fue “un pintor que termin√≥ con la perspectiva” y “llev√≥ a cabo lo que est√° intentado (los artistas de) las vanguardias” .

“Siempre, Rousseau fue considerado un pintor na√≠f y con hechizo, pero recientemente los eruditos han visto en √©l un enfoque muy sofisticado” , relat√≥ a Efe Susan Davidson, responsable de exposiciones del Museo Solomon R. Guggenheim de Nueva York y tambi√©n del comisariado de la muestra “Henri Rousseau” en Bilbao.

Al principio pint√≥ paisajes y escenas costumbristas de Par√≠s y retratos en tablas de peque√Īo formato hasta que cre√≥ sus “pinturas de selva” sin visitar una selva en su vida, tan s√≥lo tomando notas de jardines bot√°nicos y parques zool√≥gicos de Par√≠s e im√°genes en revistas, comentaron los comisarios de la exposici√≥n.

“La jungla -afirm√≥ B√ľttner es lo extra√Īo” para Rousseau, quien fue “admirado por los artistas de las vanguardias porque abanderaban la vuelta a los or√≠genes de la Humanidad, a ser ni√Īo, es decir, de mirar el mundo y abordar la obra de manera primeriza, coment√≥ la cr√≠tica de arte Estrella de Diego.

A principios del siglo XX, el artista ten√≠a que acometer el ” desaprendizaje ” y -como coment√≥ De Diego- ” volver a ser un ni√Īo ” con ” la idea de no saber de pintura “.

Y Rousseau logr√≥ ser un ” buen salvaje “, es decir, un artista que sufr√≠a el arrebato de la inspiraci√≥n y tambi√©n ser ” un personaje que la vanguardia moderna ten√≠a muy en cuenta ” entre los escritores como Guillaume Apollinaire, que fue su ” descubridor “, y Alfred Jarry, que se qued√≥ ” fascinado ” con √©l, coment√≥ la ensayista espa√Īola.

En ese ambiente parisino de caf√©s literarios en el que Rousseau se movi√≥, las leyendas sobre su vida son ” historias para no dormir ” como la que afirmaba que ” pintaba con los pies y los ojos cerrados “, record√≥ De Diego.

Pero Rousseau fue olvidado ” despu√©s de 1930 “, a pesar de su influencia en el cubismo y el surrealismo, por lo que hoy, que se cumplen cien a√Īos de su muerte, la comisaria del Guggenheim neoyorquino confes√≥ sentirse ” orgullosa ” de ” restablecer” la importancia de su obra en la escena actual.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *