Diario mueren 2 inmigrantes en la frontera norte

Cada día mueren entre uno y dos inmigrantes cuando intentan cruzar de México a Estados Unidos, denunció hoy la organización estadounidense Red Fronteriza por los Derechos Humanos (RFDH), que considera que esta situación se ha agravado por la militarización de ambos lados de la frontera.

La asociación civil expuso hoy en una rueda de prensa celebrada en la capital mexicana que, según sus propios datos, desde 1999 se han recuperado 5.600 cadáveres de personas que fallecieron cuando atravesaban la frontera, en su mayoría mexicanos, lo que colocaría en más de 500 los muertos en esa zona al año.

Varios representantes de esta red con sede en EU explicaron que la militarización es una estrategia fallida ya que empuja a los inmigrantes a buscar “rutas más inhóspitas” y, por tanto, más peligrosas.

Una comitiva de esta ONG permanecerá hasta el sábado en México, donde se reunirán con legisladores, autoridades y organizaciones civiles para promover la creación de una “delegación de alto nivel que escuche la realidad de los mexicanos a ambos lados de la frontera”, indicó Fernando García, director ejecutivo de la Red.

El activista añadió que también se busca impulsar una reforma de las políticas migratorias a ambos lados de la frontera, que “pueda ofrecer soluciones a largo plazo”, un compromiso del presidente de EU, Barack Obama, que aún está pendiente de materializarse.

García explicó que cuando su organización defiende los derechos humanos de los mexicanos que emigran a Estados Unidos siempre se encuentran con voces que les recuerdan la deshumanización que los indocumentados sufren dentro de las propias fronteras de México.

La reciente matanza de 72 inmigrantes brasileños, guatemaltecos, hondureños, ecuatorianos y salvadoreños en el norteño estado de Tamaulipas, atribuida al grupo criminal de Los Zetas, ha abierto de nuevo, según García, esta “caja de Pandora”.

“El Gobierno mexicano no tiene calidad moral para defender los derechos de sus inmigrantes en Estados Unidos pues cuando volteamos hacia el sur vemos humillaciones históricas de inmigrantes centroamericanos, ya sea por omisión o por acción”, sentenció.

La mejor manera de que el Estado mexicano ayude a sus ciudadanos en EU es, según García “limpiando antes su casa”, es decir, estableciendo marcos jurídicos de protección y garantizando mecanismos de rendición de cuentas ante “la deshumanización” del inmigrante que “predomina” actualmente.

Acontecimientos como el de Tamaulipas sirven para que la derecha más conservadora de Estados Unidos justifique leyes como la de Arizona, con el argumento de que “la violencia mexicana se está desbordando”, señaló Christian Ramírez, del Comité de Servicios de Amigos Americanos de la ciudad californiana de San Diego.

Aun así matizó que “resulta lamentable que ambos Gobiernos se apunten para ver quién es más violento”, y recordó que ninguno de los dos cumple con los acuerdos internacionales de protección a los inmigrantes.

“No tenemos ninguna hipótesis sobre qué país es el más salvaje de los dos con los inmigrantes”, coincidió Fernando García.

Ante las elecciones legislativas que Estados Unidos celebrará en noviembre, García manifestó que le preocupa “que quienes ganen sean los que hoy se perfilan como los más conservadores y antimigrantes”.

El 16 por ciento de la economía estadounidense, recordó, descansa en los 12 millones de inmigrantes que viven en este país, a lo que Christian Ramírez añadió que “la violencia no es la forma de reducir un fenómeno que se debe a la falta de oportunidades en los lugares de origen”.

“Mientras tengamos la muerte sistemática de inmigrantes, mientras las familias sigan siendo separadas… los muros, los soldados, los agentes migratorios no protegen nuestra seguridad”, lamentó Ramírez.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *