Buscan estrategia para llevar a FCH al congreso

La oposición en las juntas de Coordinación Política del Senado y la Cámara de Diputados explora unir fuerzas para aplicar su mayoría al PAN y llevar a Felipe Calderón al Congreso. Incluso la Mesa Directiva de los senadores, encabezada por Carlos Navarrete, analiza los fundamentos legales que permitan invitar al Presidente a dialogar.

Los panistas Gustavo Madero y Josefina Vázquez Mota insisten en que esta maniobra sólo busca engañar a la población con la idea de que el Ejecutivo se negó a dialogar con el Legislativo.

Manlio Fabio Beltrones, coordinador de los senadores del PRI, exigió que Calderón acuda a dialogar al Congreso, y recordó que en México existe una democracia, no una monarquía.

Mediante su tradicional comunicado dominical, Beltrones destacó que “la sede del Congreso sería un espacio institucional indicado para un intercambio de ideas con el Ejecutivo en un ambiente en el que imperen el respeto, la civilidad y la responsabilidad, ya que la situación de México así lo exige y eso esperan los ciudadanos.

“No se trata de reeditar el Día del Presidente, sino de encontrar los mecanismos que permitan intensificar el diálogo institucional que sostienen ambos poderes mediante la discusión y aprobación de iniciativas de Ley. ?sta no es una monarquía, sino una democracia en la que el Ejecutivo rinde cuentas al Legislativo y no al revés.”

A propuesta del propio Beltrones y de Arturo Escobar, coordinador de los legisladores del PVEM, el martes 17 de agosto la Junta de Coordinación Política del Senado trató el tema de manera escueta. Gustavo Madero les había informado que el presidente Felipe Calderón los invitaba a todos a dialogar el jueves 19 en el casino del Campo Marte como parte del Diálogo por la Seguridad.

De acuerdo con la información proporcionada por integrantes de la Junta, Beltrones planteó que si el Presidente de la República en verdad quería un diálogo fructífero con el Poder Legislativo debía acudir al Congreso de la Unión el 1 de Septiembre, fecha del Informe de Gobierno, o quizás unos días después, pero que mostrara su voluntad política de acudir al diálogo abierto y de compromisos.

Su postura fue respaldada por Arturo Escobar, quien recordó que cuando fue diputado federal, Felipe Calderón era de los panistas que exigía el diálogo entre los legisladores federales y el Presidente.

Fue por eso que no se firmó el acuerdo para el formato del Informe, que fue presentado ese día y sin incluir la presencia de Calderón.

Pero Gustavo Madero les recordó a sus compañeros que no existe fundamento legal para pedir que el mandatario federal acuda a entregar personalmente su Informe escrito, mucho menos para entablar un diálogo público similar al que los legisladores federales sostienen en materia de comparecencias.

Carlos Navarrete, del PRD y presidente de la Mesa, planteó que se puede explorar el fundamento jurídico para esa reunión, pero coincidió con Beltrones en que un acuerdo de la Junta y la voluntad del Presidente pueden concretar ese encuentro. No se llegó a un acuerdo porque el punto no se sometió a votación.

En la Cámara de Diputados, el presidente de la Junta, Francisco Rojas, trabaja en los consensos con la oposición para lograr ese acuerdo parlamentario que, junto con el Senado, puede permitir la presencia de Calderón en el Legislativo

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *