Tatuarse no es pecado dicen en Guanajuato

El gobernador Juan Manuel Oliva y el Arzobispo José Guadalupe Martín Rábago discreparon sobre la idea de que los tatuajes en las mujeres reflejan la pérdida de valores en la sociedad, como afirmara la titular del Instituto de la Mujer Guanajuatense (IMUG), Luz María Ramírez Villalpando.

El jerarca de la Iglesia Católica señaló que tatuarse la piel no es un pecado y tampoco se puede catalogar a una persona por su apariencia exterior.

“De alguna manera la imagen que presentamos ante los demás es valiosa, de alguna manera el rostro y el cuerpo es el reflejo del alma, pero no puede hacerse una catalogación total de una persona sólo por su imagen”, matizó el prelado.

A su vez, el gobernador dejó en manos de la Procuraduría Estatal de los Derechos Humanos del Estado la investigación en contra de la directora del IMUG, por presuntos actos discriminatorios en agravio a las mujeres.

El mandatario reveló que algunas de sus cuatro hijas usan tatuajes. La funcionaria deberá responder sobre sus expresiones ante la institución de Derechos Humanos que la ha requerido, dijo.

El gobernador aclaró que esperará a que el ombudsman estatal, Gustavo Rodríguez, haga sus investigaciones y la funcionaria clarifique las declaraciones que hizo, ante la demanda de organizaciones civiles que han exigido su destitución.

“Yo tengo hijas que se ponen su tatuaje también, por eso es importante que ella especifique bien ¿qué dijo?, ¿cómo lo dijo?”, aseveró.

El lunes ante unos 200 dirigentes y militantes del Partido Acción Nacional (PAN), Ramírez expresó que las mujeres que se tatúan y hacen perforaciones en su cuerpo son un ejemplo de la pérdida de valores en la sociedad.

El gobernador acotó que la IMUG es una institución que está para defender los derechos de las mujeres en Guanajuato y esa es la misión que asignó a su actual directora.

Luz María Ramírez Villalpando evitó a los representantes de los medios de comunicación en la Expo Bicentenario, después de la polémica que sus comentarios provocaron entre diputadas y organizaciones civiles de mujeres, así como la reclamación del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) al considerar que violentó la Constitución por estigmatizar al sexo femenino con tatuajes y perforaciones en el cuerpo.

POL?MICA

El presidente de la Cámara de la Industria la Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG), Armando Martín Dueñas rechazó la política de discriminación de grupos de ultraderecha que avalaron a la jefa del IMUG e incluso convocaron a los industriales despedir y negar empleo a las personas que usen tatuajes o piercing.

El líder zapatero aseguró que el sector no atenderá ningún llamado encaminado a excluir a los hombres y mujeres tatuados.

“El derecho que tiene cualquier persona de ser contratada no se lo podemos limitar porque tengan algún tatuaje o alguna predilección de cómo tener su cuerpo, lo importante es que no discriminemos a nadie”, acotó.

Todo mundo tiene las oportunidades de trabajar independientemente de si tiene alguna marca o se cuelga algo. “No podemos descalificar a las personas por eso, sino que tenemos que ver sus capacidades para desarrollar el trabajo”, dijo.

Martín Dueñas sostuvo que no comparte ese pensamiento. “Nunca estaré de acuerdo en discriminar a nadie, por alguna circunstancia”.

El hombre de negocios consideró que la utilización de tatuajes o perforaciones obedece a influencias de diferentes modas, sectores, usos y costumbres, pero no una pérdida de valores

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *