Sepa sobre la cienciologia

Desde el sillón, Martín Pineda observa con mirada perdida la pantalla frente a él. Su posición desguanzada le permite relajarse luego de una jornada laboral en la que tuvo que cargar bolsas y costales en el mercado de la Central de Abasto.

¿Por qué viene aquí? Martín, de 62 años, dice que para sobrevivir y para ayudar a la gente. ?l se encuentra en el nuevo templo de la Iglesia de la Scientology (Cienciología) México, esa edificación de cinco pisos que tuvo un costo de 10 millones de dólares y en la que, dicen sus promotores, la gente encuentra ??el camino a la felicidad?.

Pero ahí, aseguran, no sólo se revelan los pasos para el camino a la felicidad, sino también las fórmulas de cómo iniciar y mantener un matrimonio con éxito, cómo salvarlo si falla o cómo criar a los niños y a los adolescentes.

En los libros y seminarios que la Cienciología vende se encuentran cada una de esas soluciones y muchas otras respuestas para generar un estado de armonía general en el individuo, que le permita entender el mundo que le rodea, con el único fin de mejorar su condición como ente físico, mental y espiritual.

Los precios varían. Un curso para lograr un matrimonio feliz alcanza hasta mil 500 pesos. Pero para avanzar en este desarrollo personal se puede invertir mucho más que ese monto.

Con 3 mil pesos, uno puede liberarse de toxinas para tener una mayor capacidad para entender la vida. Eso se logra al asistir dos semanas al Centro de Purificación, en donde se limpia al cuerpo de estas sustancias tóxicas, a través del ejercicio aeróbico, en caminadoras eléctricas y en un baño sauna.

Ese programa es finito y sólo se acude una vez en la vida. Se argumenta que, cuando se depura el cuerpo de toxinas provenientes de los conservadores o de las radiaciones de la televisión, el espíritu de una persona está más presente y se puede entender mejor las cosas.
Hay seis cursos de auditación, cada uno con un valor de 6 mil pesos, en los que se da una terapia espiritual al interesado y se le ayuda a superar traumas, tribulaciones o males mentales, como la depresión.

Los cienciólogos argumentan que un ser espiritual no puede avanzar en la vida si está abrumado.
La sede

El reverendo Jonathan Rico, vicepresidente de la Iglesia de Scientology en Mexico y portavoz para toda América Latina, dice que la iglesia recibe unos 6 millones de pesos al año, una cantidad que, afirma, apenas sive para gastos de las labores sociales, para la manutención de los empleados, para la elaboración de materiales y el pago de luz.

Los cienciólogos estrenaron su edificio el pasado 10 de julio, y con ello sentaron sus intenciones de dejar de funcionar como una Asociación Civil (A.C.) y convertirse en una Asociación Religiosa (A.R.). Ellos aseguran tener siete iglesias en todo el país, más de cinco mil 500 feligreses, y una orden religiosa en México conformada por 120 reverendos.

??En tres o cuatro meses tendremos las actas constitutivas y presentaremos el trámite de registro ante la Secretaría de Gobernación?, dice Jonathan Rico.
¿Empresa religiosa?

Bernardo Barranco, especialista en religiones, dice que la Cienciología es una de esas iglesias de la Nueva Era, surgida a la par de otras pentecostales, como la Universal del Reino de Dios (Pare de Sufrir) o los Legionarios de Cristo dentro de la confesión católica.

??Su lenguaje de mercadotecnia hace difícilmente identificable dónde inicia la iglesia empresarial o la empresa religiosa. La Secretaría de Gobernación (Segob) tiene una tarea importante al identificar si se lucra con la gente a través de la venta de servicios de superación que otorgan un consuelo?, dice.

No obstante, Barranco advierte que si la Segob no otorga el reconocimiento como Asociación Religiosa con el argumento de que se lucra con las personas, entonces la dependencia debería cancelar muchos otros registros, como el de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

El investigador explica que, al registrarse como A.R., la iglesia de la Cienciología quedaría exenta del pago de impuestos. Además considera que, al margen de ese beneficio, otra apuesta de esta agrupación es ser reconocida como una Iglesia en la sociedad mexicana.

??Lo que no podría hacer la Secretaría de Gobernación es negar su registro con el planteamiento de que sus creencias y rituales son extraños, porque igual de estrambótica podría resultar la creencia católica o judía?, dice.

Jonathan Rico asegura que del interés de su comunidad de convertirse en Asociación Religiosa ha sido informado al propio director General de Asociaciones Religiosas de la Segob, Paulo Tort, con quien llevan una excelente relación; incluso él había confirmado su asistencia a la inauguración del nuevo edificio el pasado 10 de julio. Al final, el funcionario no pudo asistir por motivos de trabajo.

Quien sí asistió fue el secretario de Turismo del DF, Alejandro Rojas. ?l reconoció la labor a nivel comunitario que realiza esta autodenominada iglesia, y dio su aval para la continuación del trabajo de la Cienciología desde un nuevo edificio, ubicado en el centro de la ciudad, en las avenidas Juárez y Balderas, por donde miles de personas, nacionales y extranjeras, transitan a diario.

Los cienciólogos diseñaron una estrategia para afianzar su presencia en la sociedad. Tienen un proyecto de tres fases para disminuir los índices de violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua. Han hecho un estudio que les señala la posibilidad de llegar a 60 mil estudiantes, a quienes se les considera el grupo vulnerable expuestos al consumo de drogas.

A esos jóvenes se les entregará un folleto titulado Camino a la felicidad y luego se les impartirá un curso explicativo que, sin meterse en cuestiones religiosas o espirituales, intenta recuperar los valores básicos de la convivencia humana y del valor de las personas. Una segunda fase es explicar a los chicos el efecto que provoca consumir drogas.

??Si tú restituyes la valía o la autoestima de la persona y das suficiente poder personal al individuo, podrá por sí mismo decir no a las drogas?, comenta Rico, quien adelanta que un tercer paso, ya cuando se haya logrado una calma relativa, son centros de rehabilitación.

Para concretar estas actividades, sus aliados serán funcionarios de gobierno, legisladores del PRI y del Partido Verde, que han expresado su interés en apoyar esta iniciativa, así como empresarios.

Rico recuerda que en Colombia se hizo un trabajo similar que duro cuatro años. La policía, artistas y celebridades trabajaron en esta campaña. Se repartió el equivalente a 10 millones de copias de Camino a la felicidad en zonas conflictivas, como Cali, Santa Martha y Cartagena, donde los propios agentes se convirtieron en capacitadores del curso a oficiales y suboficiales y ellos, a su vez, guías para la población en general.

En ese país tuvieron el apoyo del coronel Ricardo Prado, del área de jóvenes de la Policía Nacional, y luego de cuatro años de trabajo, el impacto inmediato bajó 40% el índice de criminalidad. Sólo para el inicio del proyecto -la capacitación de las personas con la impresión de 3.5 millones de folletos- la iglesia de la Cienciología necesita 3 millones de dólares.

En Oaxaca, que consideran un estado socialmente empobrecido y culturalmente atormentado, los cienciólogos impulsarán un programa de alfabetización. Aún realizan el análisis para elaborar su planteamiento de ayuda.

Una labor más de los cienciólogos es la promoción de los derechos humanos. A lo largo de los años 50, 60 y 70 defendían la libertad de creencia como argumento para su desarrollo como un sistema de creencias.

Pero hoy, luego de haber librado batallas en más de 10 países, donde son reconocidos como iglesia, defienden los valores de la declaración universal de los derechos humanos. Actualmente mantienen en televisión un spot del tema que se transmite en el canal 34, perteneciente al gobierno del Estado de México.

Así las puertas de la Iglesia de la Cienciología, que tiene en México más de 30 años de asentada, se abren para la sociedad en general. En ella no se adora a ningún santo o a un Dios específico, por lo que pueden asistir católicos, judíos, mormones o practicantes de cualquier religión, porque aquí lo único que no se quita, dicen, son las creencias… al contrario, se ganan otras.

Todas ellas surgidas a partir de textos de Ronald Hubbard, fundador de la Cienciología en los años 50, quien escribió el libro Dianética (sistema de estudio para lograr la superación del hombre en el ámbito espiritual y personal), y también 138 novelas de ciencia ficción, horror, western, fantasía y aventura.

6 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *