Bolivia, Alemania, armas y un escandalo

El caso de un ciudadano alemán, detenido hace tres semanas en Bolivia por tenencia de armas de grueso calibre, generó confusión luego de que se señalara que trabajó como funcionario de inteligencia del gobierno, aunque la administración del presidente Evo Morales lo desmiente.

Dirk Smith (45) fue detenido el 7 de julio pasado en Santa Cruz, a 900 km al este de La Paz, en poder de siete armas de guerra de grueso calibre entre escopetas, rifles, dos pistolas y más de 300 municiones -según un informe oficial- y fue encarcelado por el delito de tráfico de armas.

Lo que parecía un simple caso policial se complicó cuando la esposa de Smith, la boliviana Karina Flores, presentó esta semana documentos que acreditan que éste trabajaba para el gobierno, firmados en noviembre de 2009 por Gustavo Torrico, entonces viceministro de Gobierno.

Torrico, cesado en el cargo la semana pasada sin revelarse los motivos, señaló el miércoles a la prensa que “a Smith lo conozco de hace cinco años y cuando fui viceministro, me enteré que él era informante y me ha seguido informando”.

Pero el ministro de Gobierno (Interior), Sacha Llorenti salió a desmentir a Torrico, señalando que “Smith no ha sido y no es funcionario del ministerio de Gobierno”.

Una fuente del ministerio de Gobierno que requirió anonimato dijo este jueves a la AFP que “Smith no ha sido funcionario” de esta dependencia y señaló que el alemán es “un hombre de altísima peligrosidad” debido a que tiene antecedentes penales, sin más precisiones.

La oposición anunció que pedirá el ministro Llorenti un informe para que explique las razones por las cuales un sujeto con antecedentes penales realizó tareas de inteligencia para los servicios de seguridad del Estado

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *