Oscar Arias denuncia carrera armamentista

El ex presidente de Costa Rica ?scar Arias denunció este viernes en Madrid la “nueva carrera armamentística” en la que -según él- se ha embarcado Latinoamérica, lo que representa un “desafío” para la paz en la región.

“A pesar de los eufemismos que se empleen para encubrirla, América Latina ha iniciado una nueva carrera armamentista, alimentada por debates ideológicos y por la misma debilidad institucional de nuestras democracias”, advirtió Arias.

El ex mandatario, Premio Nobel de la Paz en 1987, lanzó ese mensaje en una conferencia pronunciada en la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), con sede en la capital española.

“El año pasado -subrayó-, los gobiernos latinoamericanos gastaron 60 mil millones de dólares en sus ejércitos, una cifra que duplica el gasto de hace cinco años, en una región en la que sólo Colombia experimenta actualmente un conflicto armado”.

“Mantener el gasto militar en la región es algo que entiendo, aunque no comparto. Pero aumentarlo, duplicarlo, me parece una afrenta a los doscientos millones de latinoamericanos que viven con menos de dos dólares al día”, aseveró el Premio Nobel.

“Es más es una afrenta a los miles de desaparecidos durante las dictaduras militares, a quienes padecieron la tortura y la persecución, a quienes aprendieron a temblar ante la presencia de un soldado” continuó.

En su opinión, una región como América Latina, “que lleva la marca de hierro de un pasado autoritario, merece espantar el cuervo del militarismo de los campos de su esperanza”.

Arias cree que “los enemigos de Latinoamérica no se combaten con armas y soldados. A menos de que exista ya un cañón capaz de matar al hambre; a menos de que exista ya un rifle capaz de vacunar; a menos de que exista ya un misil capaz de enseñarle a nuestros niños las tablas de multiplicar”.

El ex gobernante, que cedió el pasado día 8 de mayo la jefatura de su país a la presidenta Laura Chinchilla, aseguró que “los problemas latinoamericanos se combaten con políticas públicas eficaces, y con un gasto que refleje el tipo de sociedad que queremos construir”.

Arias lamentó que Latinoamérica no siga el ejemplo de su país, que en 1948 decidió abolir su Ejército, pero abogó por “la reducción de un porcentaje de los recursos destinados al aparato militar”, que “no sólo es posible, sino que sería una de las mejores estrategias de desarrollo que puede adoptar la región”.

Esa medida “significaría la liberación de una liquidez vital para la inversión social, y una muestra de coherencia entre el gasto público y los valores que decimos predicar”, al tiempo que supondría “un paso ético para América Latina”.

“El mayor dividendo de la paz -agregó- está en ese cambio ético, en la certeza de que el futuro es mejor en tanto sea construido con los demás, y no contra ellos”.

Después de la conferencia, Arias reveló que, tras haber abandonado la presidencia de su país, quiere ahora contribuir al logro de ese objetivo con la creación de un “centro de resolución de conflictos”, que se ubicará en San José de Costa Rica.

“Un país que tiene 61 años de no tener Ejército -remarcó- tiene que enseñar al mundo que la gran mayoría de los conflictos en la actualidad se pueden y se deben resolver mediante el diálogo y no acudiendo a la fuerza militar”.

“Tenemos que aprender -agregó ?scar Arias- que el uso de la fuerza militar debe ser el último, último, último, último recurso”

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *