Marcos Torres y Rueda, Obispo de Yucatan

Nació en Almazán, Soria, España, en 1588. Virrey de la Nueva España del 15 de mayo de 1648 al 22 de abril de 1649, fecha de su muerte, ocurrida en la Ciudad de México.

Cuando el obispo de Yucatán, Marcos Torres y Rueda, asumió el gobierno de la Nueva España, encontró los aposentos del palacio virreinal vacíos: su antecesor, el conde de Salvatierra, se había llevado todos los muebles.

Pocos meses duró su encargo como virrey, pues estaba muy enfermo cuando tomó posesión.

Por ello, cuando la Inquisición lo invitó a asistir a un espectacular auto de fe, el obispo virrey se disculpó y no asistió, siendo esa la primera vez que un gobernante estaba ausente en una ceremonia de tanta relevancia.

Tras su fallecimiento fue sepultado con toda pompa en el convento de San Agustín de la Ciudad de México; a pesar de lo cual fue sujeto de un último conflicto: se ordenó el embargo de todos sus bienes bajo la sospecha de que había realizado negocios ilícitos.

Más tarde, al comprobarse que se trataba de un infundio, la memoria del obispo de Yucatán quedó reivindicada

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *