Durmieron mexicalenses fuera de sus casas

Miles de mexicalenses pernoctaron afuera de sus viviendas, algunos en parques o lotes baldíos, ante el temor de una réplica de igual o mayor magnitud al sismo de 7.2 grados Richter que sacudió esta región ayer domingo.

Javier Mayoral, un funcionario mexicalense, al igual que muchos de sus vecinos, decidió pernoctar a bordo de su camioneta, pues aunque su vivienda no sufrió daños de ninguna especie, otras edificaciones si fueron afectadas por el movimiento telúrico.

Además, debido a la intensidad del sismo, el más grande que se tenga registro en la región, los servicios de agua, energía eléctrica y telefonía fueron suspendidos y por si fuera poco la población acusó el desabasto de carburantes.

El sismo de 7.2 grados en la escala de Richter fue percibido en el norte de Baja California y noroeste de Sonora, así como en el sur de Arizona y California, en Estados Unidos, pero los mayores estragos los causó en esta ciudad.

La Dirección Estatal de Protección Civil (DEPC) reportó el domingo dos muertos, uno por la caída de su vivienda en la Colonia Nueva Mexicali y la otra que falleció cuando al salir de su vivienda fue arrollado por un vehículo.

Algunos tramos carreteros también sufrieron daños, en tanto que a manera de prevención, el gobernador José Guadalupe Osuna Millán decretó la suspensión de clases en los planteles de preparatoria y universidad, que este lunes reanudarían actividades, tras el asueto de Semana Santa.

Asimismo, se suspenderán actividades en algunas dependencias gubernamentales, para que personal de Protección Civil efectúe las revisiones necesarias que descarten cualquier peligro para los empleados y los usuarios de servicios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *