Canta autor de narco-corridos, cuasi delito

Si gran parte de la sociedad tiene como afición escuchar los narcocorridos, el género musical que tiene al menos cuatro décadas de existencia y que se ha convertido incluso en un enorme atractivo turístico, no es poca la gente que vive con alarma la presencia de letras que ensalcen o glorifiquen la presencia del narco en el norte de México.

Uno de los m√°ximos exponentes de esta m√ļsica o por lo menos el m√°s famoso es el grupo de Los Tigres del Norte, que desde 1971 interpreta este tipo de temas. La pol√©mica surgi√≥ cuando personajes reales comenzaron a ser los protagonistas de estos relatos; el caso m√°s sonado es el del narcotraficante Rafael Caro Quintero, detenido en 1985 y a quien Los Huracanes del Norte cantaron ‚??La camioneta gris‚?Ě, de gran suceso.

Todo por prohibirlos

Desde hace ya mucho tiempo que las autoridades federales le ‚??tienen ganas‚?Ě a los narcocorridos y no son pocas las acciones oficiales destinadas a prohibir las canciones en la radio. No faltan los actos de censura directos ejercidos sobre cantantes y grupos del g√©nero, por caso el que le sucedi√≥ recientemente a Los Tigres del Norte, quienes cancelaron su presentaci√≥n en Las Lunas del Auditorio luego de los organizadores les prohibieran cantar ‚??La granja‚?Ě, que denunciaba la inseguridad en la que est√° sumido nuestro pa√≠s

El tema ha llegado ahora a los legisladores, mercees a una propuesta del diputado panista Oscar Mar√≠n Arce, quien pide tres a√Īos de prisi√≥n para los que produzcan o difundan canciones o pel√≠culas que exalten a criminales.

Como ejemplo puso la reciente detención del narcotraficante Víctor Javier Serrano, quien en su declaración dijo que ingresó al crimen organizado porque le gustaban los corridos y tenía deseos de que un día le compusieran uno.

En la visión del legislador, el narcotráfico no inspira a los narcocorridos, sino que estas canciones crean el narcotráfico, que es un modo de afirmar que la realidad no inspira al arte sino que éste inventa la realidad.

Como voz contraria de un proyecto anunciado en los √ļltimos d√≠as de la semana, cuando los gruperos andan de gira en conciertos por toda la Rep√ļblica, apareci√≥ la del diputado perredista

Heladio Gerardo Verver, quien cree que los narcocorridos ‚??son un reflejo de lo que ocurre en la sociedad‚?Ě y que ‚??limitar la libertad de expresi√≥n en ese rubro no cambiar√° la realidad y quienes piden castigo a quienes hagan ese tipo de apolog√≠as mejor deben preocuparse por generar igualdad de oportunidades para todos, pues el delito es fruto de la desesperaci√≥n de la poblaci√≥n ante las condiciones actuales de desigualdad y la falta de educaci√≥n formativa‚?Ě.

Ellos, los m√ļsicos y compositores

Sin duda Los Tigres son los m√°ximos exponentes de este g√©nero; a lo largo de su carrera han interpretado la mayor√≠a de los narcocorridos m√°s famosos: ‚??La banda del carro rojo‚?Ě, ‚??Pacas de a kilo‚?Ě. ‚??La camioneta gris‚?Ě, ‚??Los dos plebes‚?Ě, ‚??Mis tres animales‚?Ě y ‚??El jefe de jefes‚?Ě, sobrenombre con el que se los conoce a partir de entonces.

Hay muchos compositores de narcocorridos como Teodoro Bello, creador de los m√°s grandes √©xitos de Los Tigres del Norte y Mario Quintero, cantante y l√≠der de Los Tucanes de Tijuana, quienes aseguran que lo √ļnico que hacen es hacer canciones las notas period√≠sticas, que son del dominio p√ļblico y que no es verdad que escriban por pedido.

Gonzalo Pe√Īa, ‚??La pantera del corrido‚?Ě, quien forma parte de la misma empresa que maneja a Ram√≥n Ayala, Los Cadetes de Linares de Lupe Tijerina y el Grupo Torrente, es un claro ejemplo.

El autor dijo a KIOSKO que ‚??los corridos existieron siempre, antes por la guerra y ahora por la guerra del narcotr√°fico. Estas canciones son de libre expresi√≥n (sic), quieren tapar el sol con un dedo, pero s√≥lo se relata lo que el pueblo mira y lo que los medios difunden, le dejamos al gobierno la tarea de reflexionar.

‚??Los compositores y creadores somos artistas como cualquier otro. ¬ŅSe imagina que alguien que un pintor que retrata cuadros de un M√©xico sumergido en la violencia, lo encierren por algo que todos vemos y que en verdad existe?.

‚??Las muertes son a diario, con prohibir los corridos no impedir√°n las ejecuciones y la violencia‚?Ě, dijo.

Uno de los √ļltimos corridos que levant√≥ polvareda en los medios de comunicaci√≥n fue el dedicado a Santiago Meza L√≥pez alias ‚??El Pozolero‚?Ě o ‚??El Chago‚?Ě, sicario que en una d√©cada desintegr√≥ en √°cido alrededor de 300 cad√°veres.

Su caso sirvi√≥ de inspiraci√≥n al int√©rprete grupero Fidel Rueda, quien escribi√≥ ‚??El Corrido de Santiago Meza‚?Ě, que destaca en su letra la astucia del sicario para escapar de las autoridades.

Las historias que narran los compositores de narcocorridos, ¬Ņson reales o ficticias? ¬ŅExiste una relaci√≥n entre los narcotraficantes y la gente que escribe y canta estos temas? ¬ŅLos relatos de las canciones incitan a la gente a la violencia o los invitan a entrar en esta actividad delictiva? La pol√©mica est√° servida

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *