Se busca quien salve a Lucia Morett

La mexicana Lucía Morett, que el año pasado sobrevivió a un ataque colombiano a un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, entablará una denuncia ante cortes internacionales contra Ecuador por el delito de tortura, anunció el viernes su padre.

“No solo estimamos a la gente del estado (ecuatoriano), hemos tenido ayuda solidaria … (pero) vamos a tener que hacer la denuncia como corresponde porque eso va a ayudar a la verdad histórica de los hechos”, aseguró Jorge Morett en una entrevista con el portal de internet Ecuadorinmediato.com/radio.

No precisó ante que organismo internacional presentarán la denuncia, ni en qué plazo.

Explicó que su hija fue sometida a actos de “tortura” por parte de “un sector de los militares” ecuatorianos que estuvieron con ella luego de que sobrevivió al bombardeo colombiano el 1 de marzo de 2008 a una base guerrillera ubicada en la selva ecuatoriana donde Morett se encontraba, según dijo entonces, como parte de actividades académicas.

La mexicana ha rechazado ser parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Está acusada por las autoridades ecuatorianas por el delito de atentado contra la seguridad interna del Estado, por lo que pidieron su extradición, un trámite que está siendo estudiado por México.

El padre de Morett dijo que su hija fue rescatada por militares ecuatorianos y “tuvo una atención humanitaria extraordinaria, que agradezco profundamente”, pero luego cuando fue traslada al hospital de la ciudad más cercana, Nueva Loja, fue “sometida a un interrogatorio extrajudicial, a un interrogatorio que es una tortura, la están atendiendo ‘médicamente’ mientras la están interrogando … la amenazan y le condicionan”.

Sostuvo que cuenta con un vídeo de las fuerzas armadas ecuatorianas donde se muestran esos hechos.

Morett, que se encuentra en Ecuador desde el sábado gestionando acciones en favor de su hija, afirmó que la denuncia quedó notarizada en Ecuador el 15 de abril de 2008, un día antes de que Lucía abandonara Ecuador para ir a Nicaragua donde fue acogida por ocho meses y que no se hizo pública en ese momento porque era un asunto “muy delicado”. En diciembre regresó a México.

“Lucía declarando que un sector (de militares) la había interrogado bajo ese mecanismo, la había torturado, podía haberse puesto en riesgo su seguridad”, señaló Morett.

La joven y dos supuestas guerrilleras colombianas, asiladas en Nicaragua, fueron las únicas sobrevivientes del ataque que dejó 25 muertos, incluidos el comandante rebelde Raúl Reyes, otros cuatro estudiantes mexicanos y un ecuatoriano.

El gobierno de Colombia también busca la extradición de Morett, que tiene una orden de captura por distintos cargos, incluido concierto para delinquir con fines terroristas.

Los padres de Morett aseguran que su hija es víctima de “persecución política”

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *