La crisis en Honduras, crece

El presidente derrocado de Honduras Manuel Zelaya denunció el viernes que las autoridades de facto están lanzando gases tóxicos y dirigiendo dispositivos que aturden hacia la embajada de Brasil en la que permanece refugiado junto a un centenar de personas.

“Mucha gente aquí y yo, estamos con sangrado nasal, mareos, dolores de cabeza y de oído, malestares estomacales y pérdida del equilibrio”, aseguró Zelaya al canal 36 de televisión. “Nos están matando (los policías) y lo hacen adrede”.

Un periodista de AP que se encuentra dentro del recinto diplomático constató que varios se quejan de dolor de cabeza y resequedad en la garganta –que él mismo padece–, además de haber visto al menos dos personsa con hemorragia en la nariz.

La esposa de Zelaya, Xiomara Castro, protegida con una mascarilla se trepó en una escalera y les gritó “asesinos, asesinos” por arriba del muro perimetral a los policías que mantienen la embajada bajo asedio.

El vocero policial, inspector Daniel Molina, dijo a la AP que la denuncia “es mentira. No hacemos nada de eso porque respetamos la vida humana y quien diga lo contrario, sea quien sea, miente”.

El martes, Zelaya hizo la misma denuncia. Ese día se observó como uniformados dirigían hacia la embajada un dispositivo con forma de plato que los partidarios de Zelaya dijeron que emitía sonidos aturdidores.

Zelaya y un grupo de sus partidarios continuaban encerrados en la embajada brasileña mientras nuevos esfuerzos diplomáticos en busca de resolver la crisis política que inició con el golpe de estado del 28 de junio se frustraban con la decisión del gobierno de facto de no permitir la llegada de una comisión de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La Cancillería de facto informó en un comunicado que postergó la llegada de una comisión encabezada por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, para dar cabida a una propuesta “del ex presidente (estadounidense) Jimmy Carter” según la cual “una misión integrada por el presidente de Costa Rica, señor Oscar Arias, y el vicepresidente de Panamá, señor Juan Carlos Varela, visitará el país en los próximos días”.

“Por tal motivo y conforme a la oferta de diálogo propuesta por el presidente Roberto Micheletti Baín, (se) estará en la disposición de recibir con posterioridad, en una fecha por convenir por la vía diplomática, la misión integrada por algunos cancilleres americanos acompañados por funcionarios de la OEA”, agregó el comunicado.

Arias dijo desde Nueva York a una radio costarricense que no estaba dispuesto a viajar a Honduras bajo las condiciones actuales, especialmente si no permitían la llegada de los cancilleres porque ese grupo debía preparar el campo antes de alcanzar un acuerdo definitivo.

También resaltó que, la posición de Micheletti no ha variado respecto a permitir la restitución del derrocado presidente antes de las elecciones del 29 de noviembre, una condición fundamental en el acuerdo de San José que presentó como una vía para resolver el conflicto.

Una vocera del Centro Carter dijo el jueves que, durante una conversación con las partes en conflicto, el ex presidente estadounidense había avalado el Acuerdo de San José como una salida a la crisis.

Honduras ha vivido una convulsión desde que el lunes Zelaya anunció que se encontraba refugiado en la embajada de Brasil. Las autoridades de facto mantuvieron un estricto toque de queda y luego han relajado la medida permitiendo la reanudación de actividades laborales.

Disturbios y saqueos se han reportado en los últimos días, aun bajo las medidas del gobierno.

El optimismo que surgió cuando el mandatario derrocado anunció el jueves que había iniciado un diálogo con el gobierno de facto y con la intervención de cuatro candidatos presidenciales que tras reunirse con las partes consideraron que ambas tenían voluntad de diálogo, parece disiparse ahora.

Mientras, miles de partidarios de Zelaya se congregaron para manifestar por nonagésimo día consecutivo desde el golpe de estado.

“Las horas están contadas para que se vayan los golpistas y regrese nuestro presidente”, dijo a la AP Holanda Chavarría, una maestra de 80 años que señaló que “hoy (viernes) cumplo 90 días de resistencia, de salir a protestar contra estos golpistas”.

La mujer conocida como “La Abuela II de la Resistencia” afirmó que “si no regresa Mel (como llaman a Zelaya), no habrán elecciones, no lo vamos a permitir, la lucha va a seguir”.

“Hasta que regrese el presidente, vamos a seguir manifestándonos en todo el país”, manifestó a la AP el dirigente del Frente de Resistencia Nacional contra el Golpe, Rafael Alegría.

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *