Hugo Chavez en la ONU

Tres a√Īos despu√©s de describir a George W. Bush como el “diablo”, el presidente venezolano Hugo Ch√°vez dijo el jueves que las Naciones Unidas “ya no huele a azufre”. “Huele a otra cosa, a esperanza”, expres√≥ Ch√°vez en alusi√≥n al sucesor de Bush en la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama. “Y hay que poner el coraz√≥n a la esperanza”.

Ch√°vez, quien en una conferencia de prensa posterior dijo tener una “buena qu√≠mica” con Obama, compar√≥ al actual mandatario norteamericano con John F. Kennedy, quien fue asesinado, e hizo votos por que no corra su misma suerte. “Ayer record√°bamos que un presidente estadounidense. Poco antes de que lo asesinaran, hab√≠a dicho ante el congreso que all√° en el sur hay una revoluci√≥n y la causa principal es el hambre”, expres√≥ el mandatario venezolano, quien habl√≥ por casi una hora. “No era un revolucionario, pero era inteligente”.

“Como inteligente creo que es el presidente Obama. Ojal√°. Dios libre a Obama de las balas que mataron a Kennedy”, manifest√≥. Ch√°vez record√≥ que Kennedy tambi√©n afirm√≥ que “los que le cierran el camino a las revoluciones pac√≠ficas le abren el camino a las revoluciones violentas.

“Ojal√° Obama logre virar, virar de verdad”, acot√≥.

El presidente venezolano dijo que Obama puede ser un agente de cambio y sostuvo que dentro del capitalismo no puede haber reformas de fondo. El cambio verdadero, afirm√≥, llega con el socialismo. “Todos claman por un cambio, pero en el capitalismo no hay cambio posible.

Solo con el socialismo”, expres√≥. “Te invitamos al eje del mal, al socialismo, vente al socialismo, Obama. El socialismo es el camino a la salvaci√≥n de este planeta”. “La Uni√≥n Sovi√©tica se desvi√≥ desde temprano y nunca hubo socialismo. Este siglo, el XXI, ser√° el siglo del socialismo”, manifest√≥.

Abundaron nuevamente los llamados al multilateralismo y a las acciones conjuntas para resolver los desaf√≠os de nuestros tiempos y el Grupo de los Ocho le dio a Ir√°n hasta fin de a√Īo que se comprometa a poner fin a su programa de enriquecimiento de uranio y evite nuevas sanciones. Pero en una jornada en la que hablaron pocos pesos pesados de la pol√≠tica internacional, toda la atenci√≥n fue acaparada por Ch√°vez, quien al comenzar su discurso recomend√≥ la pel√≠cula de Oliver Stone “Al sur de la frontera”. Dijo que es una cinta “interesante”, que “mueve a reflexionar”.

“All√°, al sur de la frontera, hay una revoluci√≥n. Es necesario que el mundo lo vea, lo asuma y lo acepte, porque es una realidad que no va a cambiar”, declar√≥. “Es una revoluci√≥n que trasciende lo ideol√≥gico, de tiempos hist√≥ricos. De ra√≠ces muy profundas, moral, espiritual, total. Una revoluci√≥n necesaria”. “Es una gran revoluci√≥n y va a seguir creciendo”, recalc√≥ Ch√°vez. “Nadie pretenda frenarla, nadie podr√° frenarla. No es la revoluci√≥n aquella de las columnas guerrilleras, heroica de la Sierra Maestra (de Cuba), de las monta√Īas de Bolivia donde andaba Ernesto Guevara, el Che. No, esta revoluci√≥n es otra, que no brota en las monta√Īas con focos guerrilleros. Brota en las ciudades, en las masas, es pac√≠fica, democr√°tica”.

Ch√°vez volvi√≥ a insistir en su tesis de “los dos Obama”, seg√ļn la cual hay un Obama con aspecto reformista, que habla de cambios profundos, y otro que traiciona sus palabras con los hechos. “Hay que pasar de las palabras a los hechos”, dijo Ch√°vez.

“Levanta el bloqueo a Cuba, ¬Ņque vas a esperar? S√© consecuente con lo que est√°s diciendo”, expres√≥ el mandatario, quien en su discurso tute√≥ con frecuencia a Obama. “Who are you, Obama, who are you? Obama one, or Obama two”, dijo Ch√°vez en ingl√©s. ¬ŅQui√©n eres t√ļ Obama, el Obama uno o el Obama dos?

El presidente sudamericano le pidi√≥, de soldado a soldado, a los militares hondure√Īos que no apoyen el golpe que derroc√≥ al presidente Manuel Zelaya. Ch√°vez se mostr√≥ muy suelto en el podio e improvis√≥ su discurso, revisando de vez en cuando unas notas. Interrumpi√≥ varias veces su alocuci√≥n para hacer bromas.

“Te espero all√° en Margarita”, dijo de repente, mirando a alguien entre los asistentes. “Es el presidente de Gambia. Ponte el aparatito (para escuchar la traducci√≥n de su discurso). Ok. ya, ya. ¬°Viva Africa!”.

Sent√≥ as√≠ el tono jocoso de su discurso, en el que altern√≥ denuncias del capitalismo con chistes. “Cuando se dio cuenta que su presentaci√≥n se estaba prolongando, intent√≥ tranquilizar a la gente diciendo que “no voy a hablar m√°s que Gadafi”. El l√≠der libio Moamar Gadafi habl√≥ m√°s de una hora y media el mi√©rcoles.

“Pero tampoco voy a ser menos que Obama ni que Lula”, agreg√≥. “Pasen, pasen los que van llegando. Bienvenidos. Estaban almorzando. El tr√°fico en Nueva York es duro a esta hora”. Ch√°vez pronunci√≥ el primer discurso de la sesi√≥n vespertina.

Luego de unos 45 minutos, Ch√°vez brome√≥: “Creo que llegu√© a diez minutos”. Tambi√©n le envi√≥ un beso a Mar√≠a Fernanda Espinosa, la canciller ecuatoriana. “Hac√≠a tiempo que no te ve√≠a”, le dijo. “All√≠ viene otra mujer valiente, Patricia Rodas, la canciller de Honduras (del gobierno de Manuel Zelaya). Pido un aplauso”.

Ch√°vez revisaba de vez en cuando un peque√Īo cuaderno negro en el que ten√≠a apuntes y se salte√≥ muchas p√°ginas. “Me falta poco… no me vayan a tirar un zapatazo”, expres√≥.

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *