Cuba y EU en platicas por correo

Cuba y Estados Unidos avanzaron el jueves en vías para reanudar el servicio de correo directo, interrumpido desde 1963, y acordaron seguir la negociación en próximos meses, como parte del cauteloso acercamiento entre los gobiernos de Barack Obama y Raúl Castro.

“Estamos satisfechos con el desarrollo de esta primera reunión, que permitió examinar los temas que dificultan la normalización del intercambio postal entre Cuba y los Estados Unidos, y valorar un conjunto de propuestas específicas dirigidas a superar estos obstáculos”, afirmó Josefina Vidal, quien encabezó la delegación de Cuba.

Vidal, directora de América del Norte de la cancillería, calificó de “amplio y útil” el diálogo con la subsecretaria adjunta de Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado, Bisa Williams, primera funcionaria de ese órgano de gobierno que visita Cuba desde 2002 y la de mayor rango enviada por Obama.

La comisión de Cuba abordó los temas que deben tenerse en cuenta para el restablecimiento de ese servicio como el transporte “del correo, la seguridad postal y los métodos de pago por ese servicio”, destacó un comunicado de prensa de la cancillería.

Ambas delegaciones trataron de “identificar las áreas en que se deberá trabajar para adoptar acuerdos bilaterales en materia de servicio postal” y decidieron seguir las pláticas en los próximos meses, agregó.

Cuba pidió eliminar “las restricciones discriminatorias” del embargo que le aplica Estados Unidos desde hace 47 años, a fin de permitir la reanudación del correo conforme a normas internacionales.

En la reunión participaron funcionarios del Servicio Postal de Estados Unidos (USPS) y, por Cuba, la viceministra de Informática y Comunicaciones, Silvia Munárriz Mon, y el presidente de la Empresa de Correos de Cuba, Eliécer Blanco.

El miércoles en Washington, el vocero del Departamento de Estado, Ian Kelly, dijo que son “conversaciones exploratorias, muy técnicas”, parte de los “esfuerzos para incrementar la comunicación con el pueblo cubano”.

El servicio de correo directo entre Cuba y Estados Unidos, donde vive cerca de millón y medio de cubanos -la mayoría en Miami-, se interrumpió en 1963, dos años después de la ruptura de relaciones diplomáticas tras el triunfo de la revolución socialista de Fidel Castro.

Desde entonces, el intercambio de correos se efectúa por terceros países y una carta puede tardar más de un mes e incluso tres meses en llegar a manos del destinatario.

“Yo utilizo mejor a una persona que vaya a Estados Unidos, a otro país o incluso de Europa. Allá van a su correo, le ponen los sellos y llega en tres días. Aquí se demora una pila (mucho) de tiempo”, dijo Gloria, una jubilada de 71 años quien tiene una hermana y amigas de juventud en Miami.

Las pláticas del servicio postal ocurren luego de que en julio se restableció el diálogo migratorio, suspendidos desde 2003, y dos semanas después de que entraron en vigor las medidas que anunció Obama en abril, quien liberó los viajes y remesas de cubanoestadounidenses a la isla y autorizó negocios en telecomunicaciones.

El canciller cubano Bruno Rodríguez estimó el miércoles esas medidas “limitadas” y afirmó que con la llegada de Obama a la Casa Blanca “no hay ningún cambio”, pues mantiene “intacto” el embargo.

Aunque reconoció el “fracaso” de la política hacia Cuba, Obama renovó el lunes la ley en que se amparan las sanciones del embargo, que rechaza levantar mientras el gobierno cubano no avance en derechos humanos.

El presidente Raúl Castro, quien relevó a su hermano Fidel Castro cuando enfermó hace tres años, reiteró en agosto la disposición de dialogar pero “entre iguales” y sin el mínimo cuestionamiento al sistema socialista.

Aunque prevalece la desconfianza, analistas estiman que una reanudación del correo directo sería un paso más en un lento deshielo de las relaciones.

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *