Si Obama quiere reforma de salud, necesita republicanos que le apoyen

El presidente Barack Obama sigue presionando para conseguir el apoyo de al menos algunos miembros del partido Republicano para su reforma del sistema de salud en Estados Unidos. Sin embargo, ante la fuerte oposición de los debilitados republicanos, algunos de los aliados demócratas de Obama están trabajando tras bambalinas en una estrategia que abandonaría el esfuerzo bipartidista y aprobaría un plan de reforma usando la amplias mayorías del partido en ambas cámaras del Congreso.

Obama ha colocado la reforma de la salud pública al tope de su agenda legislativa, esperando imponer un plan que reduzca los costos mediante un seguro federal que compita con la industria privada. El plan teóricamente abriría las puertas para la cobertura de unos 50 millones de estadounidenses que no tienen seguro de salud. En una teleconferencia con líderes religiosos liberales el miércoles, Obama rechazó afirmaciones de que la propuesta demócrata crearía “paneles de muerte” para los ancianos, ofrecería cobertura de salud para inmigrantes ilegales o financiaría el aborto.

“Yo sé que existe mucha desinformación en este debate y que alguna gente que, francamente, está mintiendo”, dijo Obama. “Yo necesito que ustedes diseminen los hechos y la verdad”. El presidente afirmó que la cobertura de salud para todos los estadounidenses es “una obligación moral”.

Y se preparaba para una conferencia con una audiencia mucho más amplia de activistas liberales, cuyo entusiasmo está en dudas. Con el Congreso en su pausa de agosto, los sondeos continuaban mostrando una declinación del apoyo público al enfoque del presidente en el tema, aunque los estadounidenses expresaron menos confianza en la forma en que lo manejan los republicanos. Obama promovió sus planes desde la Casa Blanca el jueves en una entrevista transmitida por la radio, diciendo que un seguro federal de salud debería ser considerado parte de cualquier ley para reformar el sistema.

Dijo que “la prensa y algunos en la izquierda se mostraron algo agitados” cuando el gobierno dijo la semana pasada que un seguro público de salud era apenas una de varias opciones. Obama dijo: “Lo que tenemos es que existen varios componentes en el sistema de salud”. Agregó que piensa que nadie debía estar “obligado a adherirse a un seguro público”.

Estados Unidos es el único país desarrollado que no tiene un programa nacional de salud para todos sus ciudadanos

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *