Micheletti instalado en la silla presidencial

El designado presidente Roberto Micheletti dijo el lunes que su gobierno se consolidó desde el primer día del derrocamiento de Manuel Zelaya y que lucha por lograr “mejores tiempos para Honduras”. Destacó su respaldo al Acuerdo de San José, propuesto hace tres semanas por el presidente costarricense Oscar Arias en busca de una salida a la crisis hondureña.

“Desde el primer día que asumimos el poder estamos consolidados y luchamos por mejores tiempo para los hondureños”, dijo Micheletti en rueda de prensa tras participar en un acto simbólico de izada de la bandera en la plaza Democracia, contigua a su despacho. Afirmó estar “muy preocupado” porque “Nicaragua preste su territorio para que Zelaya prepare grupos armados para atacar a Honduras… y nosotros jamás hemos planeado atacar a Nicaragua”.

Zelaya fue derrocado el 28 de junio y ese día el Congreso designo en su lugar a Micheletti. El mandatario designado subestimó las declaraciones del sábado del presidente nicaragüense Daniel Ortega sobre que Honduras mantiene un plan para agredir a Nicaragua ese país simulando un ataque de supuestos soldados nicaragüenses a un puesto militar hondureño.

“Creemos que al final nos daremos un abrazo con Ortega porque no queremos pelear con nadie y sólo estamos dedicados a sacar adelante a Honduras”. Micheletti reiteró tener “mucha fe” en la mediación de Arias y la asistencia en el proceso del secretario general para Iberoamérica y ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique Iglesias.

“Ambos son personas de alto nivel y es bueno que sepan que en Honduras estamos haciendo las cosas de manera correcta y dentro de la ley”, subrayó. “Hay gente que no se da cuenta de lo que ocurre porque la desinformación es increíble debido a que hay medios internacionales, especialmente los del Alba (Alianza Bolivariana para las Américas, impulsada por el presidente venezolano Hugo Chávez) que se dedican a atacarnos en forma permanente con la intención de favorecer a quien pretende retornar al poder”.

Zelaya incorporó en agosto de 2008 a Honduras a Alba. Diferentes sectores sociales locales presionan a Micheletti para retirarse de Alba, pero el presidente designado no se ha referido al asunto. Para que la paz regrese a Honduras, Micheletti indicó que la policía lleva a cabo un diálogo con los simpatizantes de Zelaya que desde hace 35 días se manifiestan en las calles de Tegucigalpa y otras ciudades del país.

“Ya es tiempo de reflexionar”, dijo al respecto. “Todos queremos paz, pero la paz parte del respeto a los derechos de los demás”. Los partidarios de Zelaya se disponen a partir del miércoles a caminar 105 kilómetros diarios de diferentes puntos de Honduras y han anunciado que continuarán bloqueando calles y carreteras las calles en todo el país

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *