Egipto en los planes de paz para oriente medio

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, llegó este martes a la Casa Blanca para reunirse con su homólogo Barack Obama e intentar superar el callejón sin salida del conflicto entre Israel, aliado de Washington, y los palestinos y los Estados árabes. Se trata de la primera cumbre en la Casa Blanca en cinco años con ese aliado de Estados Unidos, dejando atrás la tensa relación que mantuvieron ambos países durante el gobierno de George W. Bush, que lo instó a liberar presos políticos y realizar elecciones libres.

Obama ha presionado con fuerza al gobierno derechista israelí para congelar los asentamientos judíos, pero también exhortó a los países árabes a hacer gestos simbólicos que incentiven a los dirigentes israelíes a dar un paso hacia la paz. Pero Obama tiene poco para mostrar, con Israel desalojando a familias palestinas de un área sensible del este de Jerusalén y los estados árabes, incluyendo Egipto, afirman que los israelíes tienen que hacer algo antes que ellos.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo que el acercamiento con Mubarak “llevará algún tiempo”. “Me parece obvio que cada país de la región, en ambos lados de esta cuestión, tienen ciertas responsabilidades para cumplir, mientras vamos avanzando hacia una paz duradera en Medio Oriente”, dijo Gibbs el lunes a los reporteros.

“Será difícil seguir adelante si esas responsabilidades no se reconocen”, dijo Gibbs a bordo del avión presidencial Air Force One, cuando el presidente volvía de un feriado laborable en el oeste del país. Obama mostró deferencia con el octogenario líder egipcio; el gobierno estadounidense expresó su decisión de consultarlo siempre antes de lanzar cualquier iniciativa de paz importante en Medio Oriente.

En declaraciones publicadas el lunes, Mubarak dijo que le había manifestado a Obama en junio –cuando éste eligió El Cairo para pronunciar un memorable discurso en el que tendió su mano al mundo islámico– que Israel debería congelar los asentamientos. “En El Cairo le expliqué al presidente Obama que las iniciativas árabes incluyen el reconocimiento del estado de Israel y la normalización de la relaciones después, u no antes, de que se alcance una paz justa y duradera”, le dijo Mubarak al diario oficialista Al-Ahram.

En 2002, la Liga Arabe había endosado un plan por el que se instaba a los estados árabes a reconocer a Israel a cambio de una retirada israelí de los territorios que ocupó en 1967, y una solución justa para los refugiados palestinos

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *