Bienvenida de Felipe Calderon a Manuel Zelaya

Excelentísimo señor José Manuel Zelaya Rosales, Presidente de la República de Honduras.

Distinguidos integrantes de la comitiva que le acompaña.

Señoras y señores:

En nombre del pueblo y del Gobierno de México, me es grato dar la más cordial bienvenida al Presidente Constitucional de Honduras, José Manuel Zelaya Rosales.

Su presencia en suelo mexicano es expresión de los profundos lazos de amistad que unen a nuestros pueblos.

Le recibimos con los brazos abiertos, como lo hemos hecho siempre con nuestros hermanos hondureños.

En México se quiere a Honduras por los lazos históricos que nos vinculan, por la cultura que compartimos; y, sobre todo, por el tesón, por la voluntad con que su pueblo ha buscado los valores supremos de la justicia, la democracia, la unidad y la paz.

En nuestros tiempos, en nuestra región, la ruptura del orden constitucional es inaceptable y constituye una práctica que es rechazada de manera categórica por todos los pueblos de América Latina que compartimos principios y valores democráticos.

Desde el mismo día del repudiable golpe de Estado, México se solidarizó con el pueblo y el Gobierno Constitucional de Honduras. Hicimos gestiones diplomáticas de manera inmediata para atender y ayudar a quienes eran perseguidos, para recibir a la Canciller Patricia Rodas, a fin de proteger su integridad física.

Posteriormente, viajaron a México con ese mismo propósito los Ministros de Finanzas, Rebeca Santos; de Cultura, Artes y de Deportes, Roberto Pastor; y de Educación, Marlon Breve Reyes.

Más allá de estas muestras de solidaridad, México ha abogado de manera continua en diversos foros por la restitución del orden constitucional en Honduras y del Presidente Zelaya como Presidente de este hermano país.

Hemos mantenido un papel activo en mecanismos regionales, como la Organización de Estados Americanos y el Grupo de Río.

En la OEA, hemos impulsado propuestas de resolución diplomática con apego a la Carta Democrática Interamericana; y, en el Grupo de Río, en la calidad que tiene México de Secretario Pro Témpore, hemos promovido la adopción de tres Declaraciones de los Estados miembros, convocando al pronto restablecimiento del orden constitucional, además de realizar una reunión de emergencia del Grupo en Managua, a 48 horas de tan funestos acontecimientos.

La semana pasada, los países integrantes del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla, en la Cumbre de Guanacaste, Costa Rica, expresamos nuestro respaldo a la iniciativa de resolución al conflicto presentada por el Presidente ?scar Arias, en su condición de mediador, y avalada por la Organización de Estados Americanos.

Los Presidentes que participamos en tal encuentro, consideramos que el Acuerdo de San José para la Reconciliación Nacional y el Fortalecimiento de la Democracia en Honduras, constituye la base para alcanzar una solución pacífica y negociada, y hemos de emprender nuestros esfuerzos para que tal gestión concluya con el éxito que todos esperamos.

A través de la Secretaría Pro Témpore del Grupo de Río, mantendremos abiertos los canales del diálogo y la concertación. El Grupo estará atento a la evolución de los acontecimientos en la República de Honduras, listo a promover o respaldar, bajo la fórmula que en su momento los Estados miembros consideren idónea, toda iniciativa que pueda conducir al restablecimiento de la democracia en Honduras y a la reinstalación del Presidente Constitucional, José Manuel Zelaya Rosales, en sus labores habituales.

Nuestro país está convencido de que la mejor solución a este conflicto será el diálogo y el apego irrestricto a los principios democráticos y de defensa de los derechos humanos, que profesamos.

Hoy, más que nunca, es imperativo que prevalezca la fuerza del derecho y no el derecho de la fuerza. Por eso, México urge a las partes para que se encuentren fórmulas que permitan resolver el problema.

Señor Presidente:

En estos momentos de conflicto y tensión, México expresa su solidaridad con el pueblo y el Gobierno hondureño. Los habitantes de ese querido país han demostrado a lo largo de su historia una enorme determinación y una gran Con esa fuerza de voluntad, estoy seguro que Honduras saldrá adelante de esta difícil circunstancia.

México lo recibe, señor Presidente Zelaya, en un ánimo de respeto a la democracia y a la constitucionalidad, en la que deben regirse nuestros Gobiernos. Y lo recibe, además, con la amistad y el afecto de siempre.

Nuestro país hace votos para que el pueblo hondureño se hermane, para que sus diferencias sean superadas por la unidad común y el respeto a la Constitución y a la ley, y avance con firmeza hacia el desarrollo social y económico que tanta falta hace en nuestra región.

Bienvenido nuevamente, señor Presidente Zelaya.

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *