Son los maestros quienes mas defienden a Zelaya

Los maestros hondureños, aunque divididos, se mantenían este lunes como uno de los principales bastiones de la resistencia al gobierno de facto, con paralización de clases en gran parte de los colegios públicos, pese a las críticas de los padres de los alumnos. Los docentes cumplían este lunes dos semanas de paralización, iniciada tras el golpe de estado contra el presidente constitucional Manuel Zelaya el pasado 28 de junio.

No obstante, el movimiento se empezaba a resquebrajar pues en algunos colegios se empezaban a impartir clases de manera parcial.
La dirigencia del mayor gremio de maestros del país, el Colegio Profesional Superación Magistral Hondureño (Colprosumah), mantuvo el llamado a la paralización y varios cientos de maestros protestaron en las afueras de Tegucigalpa. Dirigentes de Colprosumah, que dice reunir a unos 40.000 profesores y es parte del llamado Bloque Popular, anunciaron que convocarán en los próximos días a un paro nacional, entre airados reclamos para radicalizar las protestas contra el gobierno de facto de Roberto Micheletti.

Sin embargo, otro gremio de profesores, el Primer Colegio Hondureño de Maestros (Pricphma), convocó a sus cerca de 18.000 afiliados a retornar este lunes a clases, en una decisión que afirman no significa renunciar a la resistencia. “Después de 15 días de disidencia, debemos reformular nuestra estrategia. Pero esto no significa parar la lucha”, señaló a la AFP Orlando Mejías, dirigente de Pricphma.

La división de las gremiales de maestros ha sido ampliamente difundida por los medios oficialistas, que celebraron este lunes que los niños de Honduras volvieran a las clases a recibir “el pan del saber” tras dos semanas con las aulas cerradas. La Televisión Nacional de Honduras, tomada por los golpistas, difundió ampliamente en su noticiero una nota que mostraba cómo las clases volvían a la normalidad en uno de los colegios de Tegucigalpa.

“No podíamos dejar más tiempo a los niños solos”, relató a la televisora el profesor Ricardo Escobar, del colegio República de Honduras. Pero en otras escuelas de Tegucigalpa, como la República de Costa Rica, las clases no se habían reanudado, mientras que en otra, como la Escuela Valle, pocos alumnos retomaban las clases, según constató la AFP.

En la Escuela Valle, un pequeño colegio que imparte clases a niñas hasta sexto grado, unas cinco pequeñas habían llegado perfectamente vestidas y peinadas para retomar sus clases, pero jugaban en el patio del recinto porque su profesora no asistió. “Yo quería volver a clases porque estaba muy aburrida en casa”, comentó Heidy, que cursa tercer grado.

Otra maestra del colegio que sí retomó sus actividades pero que se negó a dar su nombre por temor a “perder su plaza” de trabajo, denunció que muchos maestros están siendo presionados para no volver a clases. “Muchos están temerosos. Los maestros estamos al medio de todo esto y nosotros no vamos a arreglar el problema”, relató esta maestra a la AFP, acompañada por un grupo de padres que reclaman la pronta normalización de las actividades

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *