La OPINION de Jose Rubinstein

Propio de un sistema político en decadencia es encumbrar a pendencieros parlanchines al pináculo del poder.

Vicente Fox, en otro más de sus acostumbrados folklorismos, calificó al voto en blanco como ??una jalada?. El mensaje queda claro, quienes voten en blanco o a favor de algún candidato no registrado, se la jalarán. Cuánta abolladura a la institución presidencial.

Andrés Manuel López Obrador ventiló públicamente su contención por mandar al carajo al PRD, partido que, si no lo introdujo a Los Pinos, fue por razones sólo imputables a él mismo, además de aprovechar para exponer cantinflesca estrategia a fin de que su candidata sea ungida como delegada en Iztapalapa.

La idea ??más o menos?? es la siguiente: tras el fallo adverso del TEPJF a la candidatura de Clara Brugada a la delegación de Iztapalapa, se pide a los votantes no tachar el cuadro donde aparece la señora Brugada, ya que dicha candidatura queda subrogada a favor del candidato del PT, Juanito, quien en realidad se llama Rafael, para que, cuando éste sea declarado ganador ??no les vaya a salir la gata respondona??, renuncie al cargo, a efecto de que Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno, gestione ante la Asamblea de Representantes a fin de que doña Clara sea declarada delegada.

Al ser interrogado al respecto, Ebrard, atinadamente, prefirió no adelantar vísperas. Sin embargo, los tiempos parecen acercarse y las definiciones serán ya inaplazables.

Realmente, el nivel de confrontación entre porristas de los distintos partidos, la mediocridad de los candidatos, la carencia de propuestas, la saturación de mensajes ??para mensos??, anticipan un 6 de julio con más de lo mismo.

Pretendemos ser politólogos por el simple hecho de estar al tanto de la picaresca ??alentada por los medios?? referente a actores de la arena pública. No es por allí. La participación ciudadana debe tener una visión de mayor alcance que el simple acto de acudir a sufragar en los esporádicos días de elecciones.

Justamente en el marco del Foro Nacional Seguridad con Justicia, el presidente Calderón reconoció que a través del sufragio pueden mejorarse las condiciones de vida, pero que el simple acto del voto resulta insuficiente, es necesario también involucrarse en la vida de los partidos, con el propósito de coadyuvar a cerrar la brecha entre política y ciudadanos. Calderón asentó que la ausencia de los mejores ciudadanos en la política crea la presencia de los peores políticos en la vida pública. La simple coexistencia entre 105 millones de habitantes debe convertirse en convivencia, participación y responsabilidad colectiva. Se requiere a los mejores ciudadanos postulándose como representantes de los distintos partidos y, si éstos no convencen, ¡hagamos nuevos partidos!

Asimismo, el presidente Calderón recordó su posición ya expresada siendo diputado en 2002, a favor de la reelección inmediata de legisladores y la reducción del número de parlamentarios tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores.

Complementado lo anterior con la postura expresada sobre el mismo tema por el senador Beltrones, podemos anticipar que existe el consenso requerido para que la LXI Legislatura modifique la reforma electoral.

En un episodio más, que contribuye a tensar el ambiente de las elecciones, el secretario de Gobernación amonestó con firmeza al controvertido mandatario de Sonora, principalmente por el tono altanero con el que se ha dirigido al Presidente de la República. El carácter respondón de Bours en poco contribuirá para apaciguar los ánimos.

La participación ciudadana en la vida pública es la oportunidad de aportar, vigilar y mejorar las condiciones de vida de la sociedad. Unámonos y contribuyamos a forjar un eficiente y fortalecido sistema político incluyente y representativo del cual nos sintamos orgullosos.

Rescatemos la política de los políticos

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *