En Campeche los sin preferencia daran el triunfo

La campaña política que tuvo como elemento primordial una guerra de encuestas, en la que priístas y panistas se proyectaron, respectivamente, como los vencedores de los comicios estatales del próximo 5 de julio, tuvo como colofón la denuncia del tercero en discordia, el PRD, que acusó al dirigente nacional del PAN, Germán Martínez, de comprar a su candidato Francisco Brown Gantús.

A escasos días de las elecciones, la ciudadanía y la clase política se vieron sacudidas con el anuncio de Brown Gantús de declinar la candidatura del sol azteca a favor del abanderado panista al gobierno de la entidad, Mario Alberto Ávila Lizárraga.

Sin mayores sobresaltos, desde el pasado mes de abril los aspirantes a la gubernatura del estado habían realizado una campaña proselitista ??casa por casa?, para promover sus propuestas de gobierno.

Guerra de encuestas

Como parte de los mecanismos para la promoción del voto, los dirigentes del PAN y PRI han coincidido en echar mano de las constantes encuestas emitidas ??en caso de que las elecciones se realizaran hoy? para impulsar a sus respectivos aspirantes a gobernador.

Así, los porcentajes de ??preferencias? electorales han otorgado hasta 10 puntos de ventaja a cada uno de los dos principales candidatos sobre su más cercano contrincante, aunque en general coinciden en que entre 22% y 24% de los electores campechanos no se han decidido por qué candidato votar.

Disputa por votos

De ahí que la lucha de los aspirantes a la gubernatura esté centrando su objetivo en atraer los sufragios de los indecisos, que en el recuento final podrían dar la diferencia en la votación del domingo 5 de julio.

A esto se suma la disputa por lo votos de perredistas desilusionados por la declinación de su candidato a gobernador, Francisco Brown Gantús, quien decidió apoyar al aspirante panista Mario Ávila, al considerar que en Campeche ??ha llegado el momento de un cambio en la forma de gobernar?.

Por el PRI, que logró integrar una coalición con Nueva Alianza (Panal), denominada Unidos por Campeche, buscará mantener la gubernatura para su partido Fernando Ortega Bernés, y por el PAN está Mario Ávila Lizárraga con la pretensión de desplazar al priísmo, por primera vez, del gobierno estatal.

Compromisos de campaña

Ortega Bernés presentó el programa Campeche Solidario, con prioridad en el crecimiento económico, social y cultural del estado, sin descuidar a los jóvenes, mujeres, adultos mayores, personas con capacidades diferentes, productores y empresarios.

Firmó sus compromisos ante notario público, con acciones de amplio y largo alcance, de hasta 35 años. El priísta tiene mayor arraigo en la zona centro y norte del estado, donde se encuentran los municipios de Campeche, Tenabo, Hecelchakán, Calkiní, Hopelchén y Champotón, controlados por su partido.

El panista Mario Ávila propone acelerar el desarrollo de Campeche a través de la inversión privada y pública y abrir mayores oportunidades de empleo, y su mayor arraigo está en el sur del estado, donde el PAN gobierna los municipios del Carmen ??el segundo en importancia del estado?? y Candelaria.

Ávila se sintió fortalecido luego de que el domingo 21 de junio, 15 días antes de las elecciones, Brown Gantús, dolido por la falta de apoyo de la dirigencia estatal del PRD, decidió declinar la candidatura a su favor. ?l contaba con 2% de las preferencias.

??Ahora sí el cambio ha llegado y ya nada ni nadie lo va a detener?, expresó el candidato panista, quien prometió a los campechanos ??un cambio honesto y seguro?.

Para el líder estatal del PRI, el senador Alejandro Moreno Cárdenas, además de su enfrentamiento con la dirigencia del PRD, que entre otras cosas se negó a proporcionarle gran parte de su presupuesto de campaña, la decisión de Brown fue fruto de ??negociaciones? familiares que involucran a Carlos Mouriño Terrazo, señalado como el principal patrocinador del PAN en Campeche.

Brown Gantús, primero diputado local del PRI y luego regidor del PRD, es cuñado de Carlos, hermano del secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño Terrazo, muerto en un accidente de aviación en noviembre de 2008 en la ciudad de México.

En el proceso electoral para la gubernatura de 2003, el PRI obtuvo 105 mil 473 votos, seguido del PAN con 100 mil 669 votos, una diferencia de 4 mil 804 votos

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *