La triste historia de los porcicultores de La Piedad Michoacan

??¡Ya no aguantamos más! Estamos llegando al borde de la desesperación. Tengo mil puercos retenidos, ya viene la otra camada y no le puedo decir a las marranas que dejen de parir y me esperen unos 15 días, a ver si nos recuperamos…?, son palabras que ejemplifican la situación por la que atraviesan los productores porcícolas de La Piedad, Michoacán, pronunciadas en la angustiosa voz de Octavio García Pérez, presidente del comité estatal del sistema porcino de Michoacán y propietario de la empresa Granjas Río Lerma.

?ste es uno de los ejemplos de la desesperación por la que atraviesan los granjeros porcícolas del occidente michoacano, quienes se plantean el sacar a las calles a cerca de 15 mil cerdos durante el transcurso de los próximos días, como una medida emergente, no sólo de protesta, sino como una estrategia de recuperación económica.

La razón para pensar en tal acción obedece a la sobreproducción de los animales que no se pudieron vender en la última quincena, derivado del impacto social que provocó el catalogar al virus de la influenza humana como de origen porcino y la desconfianza que se generó en la gente sobre el consumo de carne de puerco. Los cuinos serían sacados a las calles en caso de que los apoyos ofrecidos por el gobierno federal desde el jueves pasado, no empiecen a aterrizar de manera urgente.

Mala fama a los ??cuches?

Sin embargo, en la entidad que se autoproclama como ??la cuna de las carnitas?, los empresarios porcícolas de La Piedad sólo son una parte de la cadena que se ha visto afectada por la mala fama que recibieron los cuches, como también se les llama a los cerdos en esa parte del oriente michoacano.

En el poblado de Quiroga, cuya fama se debe a su denominación popular como la capital mundial de las carnitas, misma razón que atrae a gran parte de los turistas que pasean por el rumbo, los efectos de la mal llamada ??influenza porcina?, siguen resintiéndose.

Los artesanos, los comerciantes y el resto de los quiroguenses, han visto paralizarse sus actividades y observan el desplome súbito en sus ventas en una temporada que esperaban ansiosamente por los puentes vacacionales que hay en mayo. Si antes llegaban 20 camiones de turistas, ahora sólo reciben cinco, con paseantes que descienden con cubrebocas y que en su mayoría optan por pasar de largo ante los 15 puestos de carnitas que están sobre la avenida principal.

??Como si un rayo nos cayera?

??¡Fue como si un rayo nos cayera y nos partiera! Ahora sí que nos ha pegado con todo esto de la influenza porcina y lo peor fue que ni siquiera la vimos venir, nos agarró de sorpresa, totalmente desprevenidos. Y todo por culpa de algún funcionario público mal informado que le echó la culpa a los pobres puerquitos, que son tan sanos?, se lamenta don Pepe Rivera, quien lleva 55 años de su vida vendiendo carnitas en la plaza principal de Quiroga, mientras se esfuerza por atraer a los clientes a su puesto con un jugoso trozo de maciza de cerdo en la mano, como muestra de degustación gratuita a la vez que pregona sonriente a todo aquel que pasa ??¡el puerquito no hace daño, el cerdito está sano!?.

Piedad para los productores

Hasta hace 15 años, la región que comprende los municipios de Pénjamo, Guanajuato; Degollado, Jalisco, y La Piedad, Michoacán, era considerada como la número uno en producción porcícola del país. Sin embargo, esos tiempos se ven lejanos entre los mismos que los recuerdan.

La desorganización de los productores ante los embates de sus homólogos estadounidenses mediante el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); la lucha por erradicar al ciento por ciento la fiebre porcina clásica como requisito indispensable para poder exportar la carne y el aumento en el precio de los insumos, en especial del maíz amarillo, que es la base de la alimentación de los cerdos, son la suma de los factores que han contribuido a la pérdida de la productividad.

??A todo eso, ahora hay que sumarle esta crisis que sufrimos desde la semana pasada, cuando empezó todo el relajito de la influenza. Se nos viene una situación mucho muy delicada, basándome en que antes del anuncio erróneo de que la influenza era porcina, la demanda bajó 80%?, expresó Carlos García Torres, presidente de la Asociación de Porcicultores de Santa Ana Pacueco, municipio de Guanajuato, vecino de La Piedad.

García Torres puntualizó que la problemática es tan grave, que ??según sus palabras?? ??hay porcicultores desesperados al grado de que no tienen dinero ni para darles de tragar a sus animales, ni tienen ya el espacio necesario para atenderlos, pues las nuevas camadas siguen produciéndose y los puercos están retenidos, sin compradores. Por ejemplo, al mes solíamos vender 25 mil cerdos, casi 7 mil por semana. Pero en la semana que se difundió la noticia de la influenza, no vendimos ni mil cuinos?.

Tras ello, señaló que la Confederación Nacional Ganadera (CNG), organismo que agrupa a 96% de los porcicultores del país, ya está buscando una agencia publicitaria para realizar una campaña de reivindicación de la carne de puerco.

El alcalde panista de La Piedad, Ricardo Guzmán Romero, explicó que la actividad porcícola ??que emplea de forma directa e indirecta a 5 mil personas en la región?? junto con el envío de remesas provenientes de Estados Unidos, son la base de la economía local, por lo que consideró que la actual, es una situación sumamente difícil, que urge que sea atendida para evitar más impactos negativos.

??Si bien al inicio del año se tuvo un repunte, al denominarse erróneamente la influenza como porcina, la gente pensó que el contagio tenía que ver con el consumo de la carne del cerdo. El impacto ya se dio, se estigmatizó su ingesta y la consecuencia que aquí tuvo, es que no hay comercialización, no hay ventas. Los periodos de engorda han llegado a su término y no pueden seguir alimentando a los animales si no hay mercado?, sintetizó el edil, quien de paso, consideró que el cambio de denominación del virus se dio muy tarde. ??Fue un error garrafal y las consecuencia ahí están. Habría que hacerle un llamado de atención a quienes ponen nombres a los virus, porque sin deberla ni temerla, una industria como la porcícola salió drásticamente afectada?.

Y es que la situación ha llegado a tal magnitud, que por ejemplo, el precio de la carne de cerdo cayó hasta 50%. Antes de la contingencia sanitaria, el kilogramo se vendía en 20 pesos; hoy, la oferta es de entre 10 y 14 pesos. En contraste, el costo de la producción por kilo es de 17 pesos en promedio, lo cual significan pérdidas de hasta 400 pesos por animal, calculan los afectados.

Aunado a ello, cerca de mil pequeños productores porcícolas de Michoacán, es decir, aquellos que tienen menos de 300 cerdos en sus granjas, están al borde de la extinción ante la escasa oportunidad que tienen de colocar sus animales, según estimaciones del gremio local.

Con respecto a los ofrecimientos del gobierno federal de apoyar a los empresarios del ramo para revertir los efectos de la influencia de los medios de comunicación que difundieron la supuesta influenza porcina, hay muchas dudas de su cumplimiento y eficacia.

Apenas el jueves de la semana pasada, el presidente Felipe Calderón comió carnitas durante una gira por Zamora, junto con el gobernador Leonel Godoy, en un acto simbólico para inspirar confianza y mandar el mensaje de que el consumo de carne de cerdo, no es dañino.

??Pues no sé de qué tanto sirva eso de tomarse una foto agarrando el taco de carnitas, pero bueno, algo es algo. Aunque la verdad, ya no confío en las autoridades. Nos han prometido muchas cosas, como el año pasado, que de parte de la Sagarpa nos anunciaron un apoyo emergente que nos entregarían en marzo. El tiempo pasó y apenas nos lo entregaron hace un mes y eso que era emergente, según ellos?, se lamenta con un dejo de tristeza y enojo García Pérez, presidente del comité estatal del sistema porcino de Michoacán.

De él surgió la propuesta hacia los demás afiliados a la organización que preside, sobre sacar a los puercos a las calles. ??Es que ya no puedo seguir manteniendo tanto cerdo que a final de cuentas será malbaratado y eso, en caso de que alguien los quiera comprar. Encima de todo, tengo a los acreedores sobre mí y 45 personas que dependen del trabajo que aquí sale?.

No llegan los apoyos

La idea no es nueva, según detalla. ??Ya hemos pensado hacerlo en el DF a manera de protesta, pero no nos hemos animado a hacerlo, porque sabemos que tal vez no sirva de nada. Pero esta vez, no sería una manifestación, sino más bien para deshacernos de los animales, ya que no podemos con ellos. Entonces, por qué no los dejamos libres, que se vayan a la calle y a ver qué pasa?, declara a la vez que comenta que la determinación se tomará en los próximos días.

??Los apoyos que prometió la Federación debieron llegar desde el mismo día que los anunciaron. Lo cierto es que conforme se vaya estabilizando la situación vamos a tener otro problema, va a haber un cuello de botella, pues cada quien va a querer colocar sus animales al mismo tiempo y el precio se va a ir hasta abajo por la sobreoferta y el gobierno tiende a proteger sólo a cuatro o cinco grandes productores y los demás no le importa que nos lleve el carajo?, acusó.

Tanto García Torres como García Pérez coincidieron en que el apoyo gubernamental debe ser mediante la entrega de recursos monetarios, que irían desde 300 a 500 pesos por vientre.

Actualmente, Michoacán ocupa el séptimo lugar en la producción nacional porcícola, y La Piedad genera 20% de tal producción dentro del estado, con 8 mil 370 toneladas anuales, originadas a través de 45 productores. En sus épocas de bonanza, los piedadenses llegaron a tener hasta 150 ganaderos porcícolas. En total, son 450 productores en toda la entidad, quienes generan 42 mil 403 toneladas anuales, de las cuales 60% va al área metropolitana de la ciudad de México.

Al estilo Michoacán

A diferencia de otras partes de la República, las carnitas estilo Michoacán se distinguen por una razón, según explica Francisco Javier López, capitán de meseros del restaurante El Rey de las Carnitas, uno de los más populares de Quiroga: ??En sí, son más doraditas, achicaladitas, como dice la gente. No es carne tan seca, es más jugosita y no tan grasosa. Se sirve en trozos enteros, nada picado. Se da la costillita entera o un cuerito para que entonces, se le dé una mordidita a la carne y otra al chile jalapeño, pero nada picado, esa es la gran diferencia?.

Francisco es uno de tantos quiroguenses que resienten el decremento en su labor. ??En un fin de semana venía sacando hasta 2 mil pesos de propinas. El fin de semana pasado, sólo saqué 600 pesos?, refiere el joven veinteañero, quien además dice que las autoridades deben de apoyar el consumo de la carne de puerco con medidas más atractivas, como la creación de una feria de las carnitas.

Salud Rivera Fuentes, con 20 años de estar parado a la espera de clientes en su céntrico puesto de carnitas, expresa ??algo? de coraje por lo que considera como una vil mentira en contra de los que, cariñosamente llama, puerquitos, pues si antes de la contingencia vendía un marrano entero a diario, hoy en día sólo vende la mitad: ??Fueron puras mentiras las que vinieron a echar sobre los cerditos. El mejor ejemplo somos nosotros mismos, que comemos carnitas todos los días y no nos hemos enfermado?.

En estos días, la mayor atracción de los turistas en Quiroga es tomarse la foto con un gran puerco de hierro que porta lo que se podría denominar como un gran cubrehocico de tela, al tiempo que pareciera gruñir el mensaje que tiene pegado en cartulina fosforecente: ??¡Me protejo de los humanos portadores de la influenza!?. Al verlo, es inevitable contagiarse con una sonrisa.

??Nos va a llevar la fregada?

??La verdad es que no sabíamos qué tanto nos iba a afectar la mentada influenza porcina. Pensábamos que sólo a los que venden carnitas les iba pegar, pero conforme pasaron los días, la gente dejó de venir y esto se puso muerto. A ver si las autoridades hacen algo pronto, porque si no, nos va a llevar la fregada?, se lamenta doña Melania Barriga, vendedora de arroz con leche y café de olla, una más de las comerciantes afectadas por la influenza porcina.

Así, en Quiroga, hay muchas historias similares a la de ella, como la de Baldomero Vázquez, quien tiene su puesto de jugos y refresco, o Angélica López, que vende menudo de res por las mañanas. Todos ellos se acercan al reportero, se lamentan y se reconocen como ??los amolados?, a la par que coinciden en exclamar al unísono: ??Nunca nos había tocado vivir algo así?.

Autoridades, sin compromiso

Entrevistados por separado, tanto el delegado de la Sagarpa en Michoacán, Virgilio Bucio, como la titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Sedru) del gobierno del estado, Carmen Trejo, dejan más dudas que certezas al ser cuestionados debido a las inquietudes de los productores porcícolas de la entidad.

Ninguno de los dos servidores público ofrecieron alguna referencia exacta sobre cuándo llegarán los apoyos anunciados por la Federación. Con respecto al amague de sacar a los cerdos excedentes a la calle, ambos subestimaron tales acciones, dudando que la problemática llegue a esos niveles.

Los porcicultores piden apoyos de 300 a 500 pesos por vientre, ¿puede otorgárseles un subsidio de esa cantidad?, se cuestionó a Bucio, quien divagó: ??En este año, ya dentro del recurso normal de la Federación, hay un componente por 300 millones de pesos para darle continuidad a este esquema y de apoyo directo a cerdo certificado, que es adicional al que se otorga por la matanza en rastros TIF. En el pago de marrano facturado veremos si puede ampliar de 100 a 250 pesos, pero serían menos cerdos apoyados. Seguramente, esto se acordará a nivel nacional?.

Al funcionario se le presentó la queja recurrente sobre que los recursos federales tardan mucho en llegar. ¿Esta vez, sí llegarán a tiempo? ??Los recursos, es toda una estrategia nacional de otorgarlos en tiempo y forma este año, ya están presupuestados y disponibles, por lo que seguro se emitirían. Muchas veces, la operación implica que los beneficiarios, en este caso los porcicultores, cumplan con la documentación que se solicita?.

Se logró cambiar el nombre

Sobre si será suficiente la campaña de promoción que ya emprende el gobierno federal para reivindicar la carne de cerdo, Bucio no se compromete a nada.

??Ha sido un esfuerzo importante y se logró que la OMS le cambiara el nombre, ese fue uno de los principales éxitos y la promoción con intensificación, seguro redituará en breve tiempo y la degustación permitirá que se recupere pronto el sector?.

??Sin embargo, los productores pretenden sacar los puercos a la calle, se le inquiere al funcionario.

??En ningún momento creemos que lleguen a eso. Finalmente, entendemos la preocupación del sector, pero están estos esquemas novedosos en el ramo como el de agricultura por contrato y el sector pecuario es bueno y buscaremos que esa producción en demasía de marranos, derivada de la falta de demanda, se pueda guardar con los apoyos a través de la contratación de coberturas en la bolsa de Chicago. Esperamos que ese excedente de puercos se sacrifique, se guarde y luego se utilice.

Al realizarle esta misma pregunta a Carmen Trejo, la encargada de la Secretaría de Desarrollo Rural en Michoacán sintetizó: ??En realidad, el problema de esto es la no comercialización y como cualquier animal, bovino, caprino y venados, todos tienen un tope en el cual ya no van a crecer más y al productor le cuesta alimentarlos y ya no le es redituable seguir, porque es grasa y no carne lo que suben de peso. Por supuesto, la mejor opción es buscar la comercialización y si sigue complicando, trabajar con la industrialización, obtener subproductos.

La funcionaria pone en duda que ya haya pasado la fase más crítica para la industria, ??todavía están anunciando varias medidas, aún se presentan casos en varios lugares del país y el mundo, y tenemos que trabajar en esta etapa como se nos vaya indicando para librar esta influenza, pandemia, pero la producción de cerdo no tiene nada que ver con la epidemia y esperamos que las acciones permitan que repunte la venta?

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *