En Nuevo Leon, el PRI va delante del PAN

Arrancan las campañas para gobernador en el estado de Nuevo León con una ventaja de apenas 70 mil votos para el candidato de la alianza encabezada por el PRI, Rodrigo Medina, frente a su más cercano rival, Fernando Elizondo, candidato del PAN, y digo apenas 70 mil votos porque estamos hablando de un universo de más de tres millones de electores.

Si esta pequeña ventaja en votos resulta en una cómoda diferencia de seis puntos porcentuales en el escenario electoral, es porque la gran mayoría de los electores de Nuevo León, por lo menos en este momento, es probable que no acuda a las urnas.

El escenario que estamos observando en este momento podría cambiar, primero porque hasta el día de hoy sólo irían a votar los llamados Electores Estables de los partidos, es decir, aquellos electores cuya preferencia electoral está ya definida, independientemente de los candidatos y sus campañas.

Pero existen 190 mil electores que, a pesar de no identificarse plenamente con el PAN, por razones circunstanciales estarían dispuestos a votar por Fernando Elizondo, de los cuales 40 mil votarían por él simplemente para que el PRI no gobierne en Nuevo León. Como la mayoría está convencida de que el tricolor es el que tiene más posibilidades de ganar la elección, es posible que estos electores decidan acudir a las urnas para tratar de evitarlo, dando como resultado una elección mucho más cerrada de lo que apunta el escenario electoral en este momento.

También en el caso del PRI hay una reserva de 200 mil electores cambiantes que en un momento dado podrían decidirse a votar por Medina por razones meramente circunstanciales, la mayoría (102 mil) lo haría con la finalidad de que el PAN no gane la elección de gobernador. Por lo que observamos en esta encuesta esos electores hasta ahora perciben que el PRI lleva clara ventaja y por eso no encuentran motivación alguna para acudir a las urnas, pero si la contienda se complica y el electorado lo percibe, esta reserva priista bien podría animarse a votar ampliando con ello la ventaja priista.

En conclusión: en la elección de gobernador de Nuevo León todavía no hay nada escrito y es posible que en los dos meses que quedan de campaña se observen importantes variaciones en el escenario electoral. Al final tendrá mucho que ver también la capacidad que tengan los partidos para movilizar a las urnas a sus simpatizantes, porque finalmente las encuestas sólo pueden decirnos quién va ganando en las preferencias electorales; pero las elecciones las definen los votos, y a veces es la organización de los partidos la que define el resultado electoral más allá de las simpatías que han conseguido entre los electores

Technorati Profile

12 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *