Del paraiso al infierno, turistas neozelandeses

Para 22 adolescentes de Nueva Zelanda era el viaje de su vida: tres semanas de estancia en México practicando español y visitando las pirámides de Oaxaca y otros sitios de interés en el país.

Sin embargo, el viaje terminó con 12 estudiantes y su líder en el viaje afectados por un problema de salud de proporciones internacionales al convertirse en los primeros casos de gripe porcina en la región Asia-Pacífico.

Los jóvenes y tres maestros del Colegio Rangitoto, la escuela secundaria más grande de Nueva Zelanda con aproximadamente dos mil 500 alumnos_llegaron a la capital mexicana el 3 de abril.

Para el día que viajaron de regreso a su país, el 25 de abril, los adolescentes ya habían visitado una mina colonial de plata en Zacatecas, algunos sitios arqueológicos en Oaxaca, así como las ciudades coloniales de Guanajuato y Puebla, antes de terminar su periplo con una estancia de cuatro días con familias de la capital mexicana.

“No lo cambiaría por nada del mundo. Fue maravilloso”, dijo el miércoles Sophie Rice de 15 años, a la cadena National Radio de Nueva Zelanda.

Este entusiasmo no pudo ser mitigado luego que tuvo que pasar los últimos cinco días encerrada y tomando medicamentos antivirales en una cuarentena voluntaria en su casa en Auckland, la ciudad más grande de Nueva Zelanda.

Rice presenta tos y sufre de garganta irritada, pero fue descartada de sufrir una infección por gripe porcina.

Sin embargo, los médicos le recomendaron que tomara el medicamento antiviral Tamiflu y que permaneciera en su casa algunos días como medida de precaución.

Sin embargo, la líder del viaje Michelle Parkinson no tuvo tanta suerte. Ella contrajo la gripe porcina y la llevó de vuelta a casa junto a su esposo Derek, quien también está infectado, indicaron las autoridades.

“Creo que él hubiera preferido que me la hubiera quedado toda (la gripe porcina) para mí”, bromeó Parkinson en una entrevista telefónica desde su cuarentena adoptada de manera voluntaria en su hogar.

Las autoridades indicaron que 14 neozelandeses sufren de gripe porcina, aunque 11 de esos casos descansan en la consideración que los casos positivos de tres estudiantes significarían que otros más del grupo también se infectaron.

Todos ellos apenas tenían síntomas leves de la enfermedad y están respondiendo positivamente al tratamiento con Tamiflu.

Jamie Berkhan, de 16 años, arrojó negativo, pero tenía síntomas de gripe. La estudiante dijo a la National Radio que esperaba que tanto ella como sus compañeros de clase se puedan recuperar pronto para volver a sus clases la próxima semana

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *