El cartel de Amado Carrillo Fuentes

Amado Carillo Fuentes comenzó su “carrera” ayudando a su tío Ernesto Fonseca Carrillo (Don Neto) a cuidar las bodegas con costales de marihuana en Sinaloa, después su tio lo mandó a Ojinaga, Chihuahua con Pablo Acosta “El zorro de Ojinaga” para que se involucrara de lleno en el negocio, es por eso que él a pesar de ser originario de Sinaloa (Navolato) decidió quedarse en la plaza de Chihuahua: Cártel de Juárez.

Desde la muerte de Pablo Escobar se cree que controlaba el Cártel de Juárez. Fue el rey del “Oro blanco”, el más poderoso de los cuatro cárteles que operan en México: el de Juárez, el del Golfo, el de Sinaloa y el de Tijuana.

Amado Carrillo era famoso por pasar cuatro veces más cocaína a Estados Unidos que ningún otro narcotraficante.

Tras la muerte de Pablo Escobar, el jefe del Cártel de Medellín, el cártel de Amado Carrillo se posicionó como principal proveedor de cocaína. El “Señor de los cielos” a diferencia de Pablo Escobar, era discreto: aprendió que no era bueno aparecer en las noticias. Durante el tiempo que dominó el “negocio”, muy pocos periodistas se atrevían a escribir algo sobre él. Según la DEA, el Cártel de Juárez, ganaba 200 millones de dólares por semana, y el 10% de ese dinero era para sobornos.[cita requerida]

Dos meses antes de que Amado Carrillo falleciera, había perdido a su principal operador, el general Jesús Gutiérrez Rebollo; este militar tenía una fama de inquebrantable, duro y contundente, y tras dirigir muchas detenciones de traficantes minoristas, fue nombrado máximo responsable de la lucha contra la droga en México. Estados Unidos apoyó al militar, pero unos meses después se descubrió que estaba en connivencia con Carrillo.[1]

Su hermano, Vicente Carrillo Fuentes controla el Cártel del Juárez

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *