Como asistir a los mandos superiores en la lucha contra el crimen

Los temas de seguridad desde que se encontró que el narcotráfico había penetrado a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, han dejado pensando a mas de uno.

¿Que hacer?

Una autentica reforma de gran calado al sistema judicial, dígase procuradurías, ministerios públicos federales, jueces, un par de penales de máxima seguridad, etc.

¿Porque?

Simple, mientras ministerios públicos federales y altos funcionarios de las procuradurías en el país no cuenten con prestaciones que permitan y hagan atractivo el cargo, será muy difícil vencer la corrupción.

Digo, cuando en dichos cargos hay un peligro eminente segundo a segundo, uno trae una mira en la cara, uno no cuenta con la prestación de traer un auto blindado o escoltas terminando el sexenio, cuantos agentes del ministerio publico federal no han sido ejecutados años después?, que seguros de vida cuentan los comandantes para en caso de caer en el cumplimiento del deber, sus familias no queden en la orfandad?, acaso alguien no ha pensado siquiera un segundo, son objeto de la clásica ley “Plata o Plomo”?

Cuando se lucho contra la mafia siciliana, el finado juez Falcone (murió tras 5 atentados y en el 6 una bomba en su auto le mato) dijo que el no usaría la figura de “jueces sin rostro”, pero quizá le habría salvado la vida, porque no para aquellos cuya vida depende del fallo en un caso contra los de apellido criminal (Arellano Félix, Guzmán, Zambada, Beltrán Leyva, Lazcano, etc.).

Piensen señores legisladores, ya los oficiales federales que vemos en operativos y presentación de narcotraficantes, los vemos con el rostro cubierto, cuiden a sus mandos superiores también.

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *