Viejos amigos, ahora opuestos

Caray para que vean que no hay congruencia y si la hay, al canciller legítimo Gustavo Iruegas, deberían cesarlo inmediatamente ya que tuvo su acercamiento a la diplomacia del “espurio” Calderón.

Se encontró en la despedida del embajador venezolano Roy Chaderton (que vino y peleo con empresarios como los Servitje, Zambrano, Slim y otros diciendo que estaban apoyando a los rebeldes capitalistas que están en contra del presidente Chávez, México le tolero un año y medio y pidió su cambio) con nada menos que el actual subsecretario para América Latina, Gerónimo Gutiérrez.

Hablaron animadamente y jamás perdieron la sonrisa ambos diplomáticos de carrera, la sonrisa en la cara… ¿pues de que hablarían?

Les diré, el canciller legítimo Gustavo Iruegas, ex subsecretario de relaciones exteriores, extraña estar en el servicio diplomático y creo, si mi instinto no me falla, que se arrepiente de haber aceptado el cargo de “canciller legitimo” en el “gabinete” de López Obrador.

¿Ha hecho algo a nivel internacional?

No, alguien cercano a el dijo que era una “vacilada” la puntada de López Obrador pero, que le señaló ya.

Ni hablar, ¿no? cada quien es artífice de su destino

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *