El talon de aquiles del VIH

Muchas veces cuando me ha tocado debatir o moderar el debate en cuestiones de ciencia, ética y moral, soy de la idea de que la ciencia, debe tener un marco firme de ética y jamás despegarse del mismo, pero avances como este, me hacen aun sentirme pequeño.

Y es que sucede que un equipo de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Texas encontró el “talón de Aquiles” o el “lado flaco” de la plaga o pandemia mas fuerte y mortal de los últimos tiempos; el VIH.

¿Como?, así tal cuando, ¿cuando?, el estudio viene de trabajos realizados desde los últimos cinco años en pro del avance medico.

Los que sabemos cinco centavos de biología, entendemos pero aun así, traduzco el “where” del punto débil del virus de inmuno deficiencia humana.

Se encuentra en una parte de la proteína que lo recubre.
Bien, esta en la base proteinica externa.
Es la base esencial para el desarrollo del virus en las células a las que ataca.
Eso quiere decir que esa cubierta proteinica es básica en el ataque a células humanas en el cuerpo.
Y en esa base proteinica, esta el punto débil del Virus de la Inmunodeficiencia Humana, ya que dentro de ella está oculto en la proteína gp120 que envuelve al virus.
Si, ya a nivel celular las proteínas, aminoácidos, etc. tienen nombres así, “gp120” para diferenciarlos dada su variedad y mas fácil manejo.

Los descubridores son los científicos Sudhir Paul, Yasuhiro Nishiyama y Stephanie Planque, que dan a conocer al mundo su descubrimiento a través de un artículo titulado “Catalytic antibodies to HIV: Physiological role and potential clinical utility”.

Y es que la manera de actuar del virus me permite pensar es lo mas avanzado en la evolución hasta hoy en día que mi pobre cabeza pueda entender, esta proteína es esencial para que el VIH se adhiera a las células huésped en las que se introduce y desde las que se inicia la infección que provoca el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o sida.

Y siendo así y habiéndole encontrado, estos hombres de ciencia han sido capaces de fragmentarla y destruir la parte que actúa como “cerebro”, una secuencia de aminoácidos que permanecen invariables pese a los cambios a los que se somete constantemente el virus, algo que será muy útil en el tratamiento y la prevención de la enfermedad.

¿Porque? Sucede que una vez que el virus ingresa al cuerpo, las defensas inmunológicas que generamos defienden el organismo creando proteínas que son los anticuerpos y cazan al intruso encontrándolo y leyéndole su información genética para ver la forma de eliminarlo, pero el VIH es constantemente mutante y los anticuerpos no son capaces de controlar su avances ya que muta mas rápido de lo que se puede generar la proteína en el cuerpo que le pueda destruir.

Es la razón primordial que detiene todo intento a crear una vacuna preventiva del VIH, ya que, ante cualquier mutación del virus los anticuerpos en la vacuna, no servirían.

Y para no divagar, es una parte de la cubierta proteinica que envuelve al virus, la que comprende los tramos entre los aminoácidos 421-433 de la proteína gp120, las que hacen el trabajo de cerebro del virus que, pese a los cambios a los que se va sometiendo para engañar al cuerpo humano con las mutaciones, permanecen invariables y le recuerdan cómo atacar a las células.

¿Increíble?

La comunidad científica ahora desde la publicación de los trabajos de este grupo de científicos de la Escuela de Medicina de Universidad de Texas, están viendo en experimentos (parte del conocimiento científico, el poder realizar experimentos y experimentos y experimentos para a través de la repetición, ver variables y comprobación de la tesis) lo que se dice en el articulo para, comenzar a trabajar en sustancias que puedan acabar con esos aminoácidos de la secuencia 421 a 433 y romper el cerebro para acabar con la memoria ya sea de ataque o de mutación y el cuerpo humanos haga lo propio o, se administren retrovirales efectivos para destruir el VIH.

Pero ya los científicos Sudhir Paul, Yasuhiro Nishiyama y Stephanie Planque van un paso adelante, ya que sus estudios los han avanzado al nivel de tener ya, anticuerpos con actividad enzimática, conocidos como “abzymes”, que pueden atacar estos aminoácidos de una manera precisa y están esperando los permisos para experimentar ya, en humanos sus anticuerpos.

Son estos anticuerpos ‘abzymes’ unos genios como el propio VIH ya que reconocen prácticamente todas las diversas formas del VIH encontradas en el mundo, así que será cuestión de esperar resultados y quizá, este aquí anunciando a los ganadores del premio Nóbel de medicina del próximo año, no lo creen?

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *