Alejandra Barrales y la baja del delegado de Gustavo A Madero por el caso News Divine

Una muestra mas de que, ser líder sindical o tener dos o tres apoyos fuertes dan el criterio para liderar un partido como el de la Revolución Democrática en la Ciudad de México.

Y es que Alejandra Barrales quien defendió durante dos días al “rupestre” por no decir “cavernícola” delegado (en la ciudad de México, una delegación es un gran municipio, con cientos de miles de ciudadanos en el) Francisco Chíguil, jefe delegacional con licencia de Gustavo A. Madero demarcación donde ocurrieron los eventos de la tragedia News Divine.

El, que aun no tiene responsabilidad en la muerte de doce personas durante aquel pésimo y malogrado operativo, como jefe delegacional, deberá responder por tener mas de año y medio en el cargo y, permitir que operen locales comerciales como el News Divine.

Así que Barrales se metió con declaraciones a defenderle señalando a los perredistas, de mas tiempo aun que ella misma (cuando aun era lidereza del sindicato de aeromozas y sobrecargos) de verdugos por querer retirarle el fuero a Chiguil y permitir aun con el “permiso” que pidió para permitir investigaciones y este sin protección ante la autoridad de la procuraduría.

Bueno, pues que pena que canales de comunicación entre Alejandra Barrales y el jefe de la ciudad de México, así como con Guadalupe Acosta Naranjo, presidente interino del PRD en lo que chuchos y lopezobradoristas llegan a un acuerdo por la dirigencia del partido y Víctor Hugo Cirigo, un militante de la izquierda mexicana y personaje importante en la asamblea de representantes de la ciudad; sean tan malos, ya que se habría enterado a tiempo, que hablaron los tres y están preocupados por el impacto negativo del caso News Divine en las votaciones futuras, la imagen del partido y claro esta; del propio jefe de gobierno.

Quizá porque López Obrador esta sentido y distanciado de Marcelo Ebrard, y Acosta Naranjo y Víctor Hugo Cirigo son militantes de la corriente moderada y “moderna” del PRD que comanda Jesús Ortega, archi-enemigo de López Obrador y por ende, Alejandra Barrales que hace lo que Andrés Manuel le diga, por eso ella esta ahí.

Pero ni tacto político mostró, en fin; lo peor es que los mismos perredistas permitieron su llegada a la jefatura del partido en la ciudad de México, sabiendo que estará a las ordenes de López Obrador y, por ello Rene Bejarano movió sus huestes para que por ella votaran, ese es el PRD que desea Andrés Manuel.

Technorati Profile

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *