OCDE, México, educación, prueba PISA, ¿como estamos?, ¿vale la pena?

Han salido los resultados de la prueba PISA y? Lo sabíamos, sabíamos íbamos a salir reprobados, mal, bajos, etc.

Entonces, ¿sirve estar en la OCDE?, ¿sirvió esta prueba? En verdad, ¿estamos haciendo bien las cosas o no? ¿Que demonios pasa en la educación en México?

Preguntas a las cuales tratare de dar respuesta poco a poco ya que parece complicado todo así de golpe.

¿Sirve estar en la OCDE?

La respuesta es depende.

Si, aunque me vean raro y me hayan ya dicho alguna vez que soy mas creyente de la libertad de mercados que los propios caballeros en la Cruz templaría.

Y es que vean, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) nació allá de 1950 mas o menos luego de que en Europa existiera unja cosa llamada Organización para la Cooperación y desarrollo económico Europeo (OCEE) que era el encargado de ir priorizando y administrando los recursos que iban llegando con el Plan Marshall.

La OCDE es un organismo internacional con apoyo de diversos gobiernos pero que no depende de ninguno, teniendo como afiliados a los países mas desarrollados del mundo o, economías de mercado mas importante.

México cabe en este segundo apartado porque eso de avanzado, buen, comparado con que, ¿verdad?

Ok, sigamos.

Es así que la OCDE, motiva o incentiva a sus agremiados a través de pruebas, censos o controles que se sacan de manera directa o con información gubernamental, niveles de cuestiones como salariales, inversión en educación pero también, estatus de conocimientos entre sus alumnos, etc.

Los representantes de los países miembros se reúnen para intercambiar información y así provocar el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos en sus países.

Pues bien, las ideas que de ahí emanan muchas veces son exitosas en el país de origen y que recomienda hacerlas, pero estamos hablando muchas veces de países con un Producto Interno Bruto percapita de poco mas de 20 mil dólares al ano (en México de acuerdo al Banco Mundial estamos como en 8000 dólares al ano), por ende rara vez se adaptan dichas políticas, la mayoría de las veces se desean adaptar como se instrumentan y es donde existen problemas.

Entramos a la OCDE para comenzar a sentirnos del primer mundo en la décadas de los 90s y si bien ha servido para que México tenga mas cartel en muchos aspectos con países industrializados y favorecido se hable de México como una promesa que parece nadie la podrá cumplir algún día, pues también ha servido para que sepan nuestros problemas y errores, vamos, vean nuestros hoyos en los calcetines.

¿Sirvió esta prueba?

¡Claro! No hay nada mejor que los controles con metodologías ciertas y autenticas que permiten el valorar lo hecho y replantear metas para modificar planes y programas para ir mejorando nuestros alcances?

?el problema es que no les hagamos caso.

Ahí es donde los mexicanos nos hemos dado a conocer a nivel mundial como el ??chin, ¿pero que le vamos hacer??

Platicaba (a modo de ejemplo) con un conocido en el mercado de metales y me dijo que México si quería podría ser un fantástico proveedor de diversos metales pero eso significaría inversión, apertura del mercado y claro, se presente atractivo el negocio para firmas multinacionales, pero reconocía que México no le interesaba y que mejor se quedara enterrado en el subsuelo ya que no tenemos visión de diversificar nuestros recursos ya que el petróleo nos tenia cegados.

Tenemos rezagos en planes de estudio a los alumnos de mínimo una década, y lo digo ya que se que mientras el Dr. Zedillo fue secretario de educación publica comenzó a cambiar ciertas cosas como los programas, libros de texto, etc. pero de eso hace mas de una década en el sexenio de Carlos Salinas.

Pero pensemos mágicamente tenemos la varita mágica y reformamos los planes y programas académicos y de que manera; los dejamos excelentes y vanguardistas? ¿Quien los impartirán? ¿Los maestros actuales?

Aquí llegamos al tercer punto.

En verdad, ¿estamos haciendo bien las cosas o no?

La verdad no, es doloroso y como quieran ver pero no lo estamos por diversas cuestiones; para comenzar, México otorga el 7% del PIB (unos 56 mil millones de Dólares mas o menos 620 mil millones de pesos) al ano al rubro de educación y vean, seguimos estando al final de la lista de países en la OCDE aunque somos, de los que mas aportan al rubro.

El 90% mas o menos se gasta en salarios.

Si, así como lo oyen, bueno, leen? Son autenticas carretadas de dinero las que salen para la SEP y que mucho va a salarios y al SNTE (que es el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación) que controla la Maestra Elba Esther Gordillo.

¿Saben que no se ha podido calcular la fortuna de esta señora?

Bueno, pues es que entre todos hemos venido dándole en la torre a la educación en México comenzando por padres de familia que no piden excelencia en los estudios a sus hijos hasta el gobierno federal que gasta autenticas fortunas en nada de provecho.

La planta de maestros del país tiene que ser ampliada y modernizada? Porque sino, seguiremos tirando dinero al cano y que quede claro, India y China están creciendo a tasas entupidamente increíbles en todos los rubros y nuestros niños no sabrán como defenderse el día de mañana ante el avance de estas potencias.

Y es que la prueba PISA (que significa Programa para la Evaluación Internacional de los estudiantes) de 2006 que es la que traemos todos en boga, evidencio en palabras de la propia OCDE que ??los estudiantes mexicanos tuvieron un desempeño relativamente mejor en las preguntas de ciencias en las que se les pidió que identificaran temas científicos. Hallaron relativamente más fácil deducir los principales aspectos de una investigación científica. Pero pasaron apuros para usar pruebas científicas y, en suma, tuvieron dificultades para analizar datos y experimentos?.

¿Y así se están preparando para el día de mañana? Creo estamos en el momento de que se hagan cambios de timón en salud y educación que permitan avanzar mas rápidamente y mejor, ¿para que queremos mejorar sino sabremos administrar? Todo se perderá en el éter y seguiremos siendo promesa, sin una figura que pueda cumplir todo en México.

Oh ustedes? ¿Que opinan?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *