Senado y Reforma Electoral

El PRD en el senado ya habla de la necesidad de reformar el IFE.

Sabíamos llegaría este momento, digo, a nadie sorprende de que desde l momento en que comenzó a golpetearse al Instituto Federal Electoral y su consejo político, esto seria una moneda de cambio entre legisladores y partidos por otras reformas de ley.

Lo que llama la atención es que sea el PRD quien solo hasta el momento, menciona una sola cuestión a cambiar en el actual Instituto, que es el cuento voto por voto.

¿Cómo? Si así es, la perorata electoral que se clamo como música de viento por miembros de la izquierda mexicana todo el año pasado y que sirvió como ariete para imaginar que podría significar la salida del Consejero Presidente en el Instituto Electoral, es algo que se propone en la próxima reforma electoral del país.

Extraño, ¿Por qué no decir también que partidos pequeños no puedan alianzarse para mantenerse con vida en las federales donde se verificaría su padrón?, o mejor aun, fiscalizar los gastos que se hacen en los partidos políticos ya que es dinero del erario publico, que mejor abrir la posibilidad de que se reduzcan los tiempos electorales para campañas no tan costosas y no tanta generación de basura que luego nadie recoge mas que los departamentos de limpia de cada estado ciudad municipio y con dinero, claro esta de nuestros bolsillos.

En lugar de eso, tanto el PRI como el PRD han dicho de que la reforma electoral es un hecho, el relevo de los consejeros electorales será escalonado para que no hagan recomposiciones de consejos electorales cada determinado tiempo y así pues todos sean nuevos y quizá hasta la inexperiencia puede predominar en el Instituto Electoral, así que los relevos serán escalonados y paulatinamente.

Dice un senador del PRD que no se ??habla de muebles?, claro que no, cuando han sido exactamente los corregionarios de su partido quienes han clamado la quema de consejeros electorales en leña verde, en especial a su consejero presidente, Luís Carlos Ugalde que si bien hay que reclamarle o señalarle algo, es que le falto un poco de carácter el 2 de julio para aparecer y decir que no había cifras concluyentes y que los resultados seria revisados en varias ocasiones pero fallas y fraude no.

Ese vació de liderazgo lo aprovecho López Obrador y comenzó con sus cifras alegres que aun hoy en día algunos manejan pero nadie ha logrado siquiera dar luz sobre el caso para imaginar una duda valida en el proceso electoral.

El Instituto se reformara, cierto, pero curiosamente los partidos trataran de mantener impoluto su coto de poder, ¿extraño?, no así son, solo ven para su beneficio.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *