Periodismo peligroso, genocidio armenio y Hrant Dink

Periodistas sin fronteras hablan de que es peligroso el oficio de periodista en más de trece naciones? incluida México.

Naciones Unidas menciona que el periodismo tiene problemas en más de cuarenta países; incluido México

Amnistía Internacional habla de que la libertad de expresión, tiene problemas en poco mas de la mitad de los países del mundo (116), entre ellos, adivinaron, México

Pero hoy no hablare exactamente del caso México, mas bien pues aunque llega tarde ya que existen temas para echar arriba en la bandeja que tengo para ir publicándolos en este espacio, deseo estas líneas sirvan de homenaje póstumo a la muerte de un periodista que de nueva cuenta, recuerda que existen los crímenes de odio.

Aunque ya hice referencia hace no mucho, sobre el caso de Anna Politkovskaya periodista rusa que señalaba a Putin en un sin fin de crímenes de guerra en el conflicto separatista Chechenio, ahora me toca hacer referencia a la sensible perdida de Hrant Dink.

Hrant Dink Quizá el nombre no diga mucho, pero para entender el contexto, hay que hacer un poco de historia.

Desde el año pasado, personalidades, escritores y hasta un premio Nóbel de literatura (Orhan Pamuk) han hecho referencias en sus escritos o declaraciones del genocidio no reconocido de Turquía sobre la nación Armenia.

El genocidio armenio, tiene su inicio a mediados del siglo XIX cuando la fracción Armenia del imperio otomano (Turco) deseaba con pensamientos nacionalistas, el ir adquiriendo mayor relevancia en toda la escena nacional del imperio Otomano.

Así es como en 1894 y 1897 el sultán en turno ordeno las ??masacres hamidicas? donde según estudiosos de la historia, dicen fueron muertas 200 mil personas.

Pero no fue lo único, también ya en pleno siglo XX, en 1909 se ordenaron más matanzas y se calcula que en esta ocasión fueron cerca de 30 mil armenios los masacrados.

Curiosamente, al ingreso de Turquía en la primera guerra mundial, muchos de los soldados que estaban en el ejercito otomano, eran armenios, mismos que mostraron en repetidas ocasiones lealtad al pueblo Turco, no en balde un se recuerda que fueron armenios los que lucharon contra Rusos en la zona, pero también, que fueron armenios los que colaboraron con los rusos y, en 1915 provocaron una derrota aplastante al ejercito otomano que, en venganza, desarmo y aprisiono a la mayoría de los soldados armenios que estaban en sus filas para, convertirlos en obreros camineros o prisioneros en campos parecidos a los de concentración de Hitler? muchos no sobrevivieron, se calcula ahora que cinco mil armenios.

Ante esto, los nacionalistas Turcos no podían permitir que en el mismo imperio existieran estas ideas nacionalistas, así que comenzaron una deportación de armenios hacia el sureste de Anatolia, aquí suman dos mil muertes más ya que el ejército Turco que escoltaba a niños, mujeres y ancianos armenios hacia el exilio, violaron, robaron y asesinaron a muchos.

Ah esto, sumen escaramuzas de la muerte que seudo militares de las zonas que iban atravesando los exiliados, fueron realizando por ordenes de los gobernantes de dichas zonas, sumen y sumen, todo sencillamente por ser armenios, ya que si bien había personas de dicha raza que tenían pensamientos nacionalistas, no debían pagar todos por ellos, así es como la población civil fue, como muchas veces, quien pago el costo de las palabras o acciones de algunos cuantos.

Esto ha creado disputas a nivel mundial para ver si fue genocidio o no, el que sufrió el pueblo Armenio a manos del imperio Otomano.

Países como Israel, Reino Unido y Estados Unidos no le llaman así? Turquía no lo reconoce como genocidio (claro, son los que menos desean si quiera reconocer sus atropellos de otra época) pero, Armenia, Argentina, Austria, Bélgica, Canadá, Chipre, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, Noruega, Líbano, Lituania, Polonia, Portugal, Rusia, Eslovaquia, Suecia, Suiza, Uruguay, Ciudad del Vaticano y Venezuela dicen fue un holocausto.

De hecho, ciertos países (Francia y Suiza) tienen leyes muy severas para aquellos que se nieguen a reconocer el Holocausto Judío, ok, estas mismas naciones ya implementaron dichas penas (un año de cárcel y multas de hasta 40 mil euros) para aquellos que también nieguen el holocausto armenio.

Hrant Dink, en repetidas ocasiones escribió sobre el holocausto armenio, de hecho, de nacionalidad Armenia, deseaba más que mover las aguas e incomodar a las esferas gubernamentales, el que se recordara y no se olvidara o que los turcos hicieron a su nación? fue baleado fuera del periódico donde trabajaba.

Hrant Dink fue encarcelado y su condena suspendida por ser ??agitador? en cuanto al tema del genocidio armenio? muchos le tacharon de grosero ante el pueblo turco, pero sus escritos están a la vista de todos y ahí podemos ver que efectivamente aunque hacia relatos e historiografía de aquellos amarguísimos momentos de su pueblo, no instaba a la rebelión ni nada.

Hay seis detenidos por su muerte, pero la opinión publica dice que fue un asesinato de estado, y muchos fuera de Turquía, opinamos igual; al menos espero que su muerte, su silenciamiento en las letras, sirva aun mas, para no olvidar lo que ocurrió al pueblo Armenio, quien así como el Judío, pero en menor proporción, sufrió de persecución y exterminio hace poco mas de un siglo.

Descanse en paz Hrant Dink, ya esta en el sueños de los justos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *