Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Ya algunas otras ocasiones he hablado de esto pero en esta ocasión, lo hago desde una postura que me mueve ya que, un amigo y yo tuvimos un comentario en el que no concordábamos mucho, en cuanto a política exterior.

Ricardo Cortizo, editor en jefe de 3.0 me invito hace unas semanas ha grabar unos podcast pos debate (me refiero al segundo debate presidencial en México, quien guste leer la minuta realizada por un servidor, aquí la tiene), en uno de ellos tocamos el tema de la política exterior Mexicana y recuerdo que dije mas o menos así; ??¿Qué política queremos tener?, ¿onírica o pragmática?? y es que escuche los planteamientos de nuestra antigua política exterior donde México era neutral a raja tabla (creo que lo seguimos siendo, ya sin la tabla); esos tiempos fueron muy interesantes, lo reconozco y veo que algunos licenciados en relaciones exteriores los añoran, pero si queremos entrar bien en el mundo, en donde hay que hacerse responsable de las palabras que decimos y de las que pensamos pero no decimos, hay que saberse uno no puede ser borrego entre lobos.

Tenemos que tener la capacidad de reconocer nuestros errores, saber cuales son nuestros aciertos, reconocer nuestro liderazgo muy golpeado en América latina, pero que seguimos teniendo; que nuestras instituciones aunque no del todo sólidas, han nacido como respuesta de de la necesidad social que se ha tenido en algún momento de la historia nacional para enfrentar los avatares de la vida cotidiana.

De la misma forma, las instituciones que han nacido con la necesidad de regular o mediar los intereses entre naciones, deben irse revisando constantemente para que los tiempos no les rebasen y con ello, comiencen a ser obsoletas.

Así es como el año pasado se llevo acabo la cumbre del milenio de naciones unidas y se busco darle aire a la tan menospreciada y debilitada organización, cuyo espíritu seguía siendo puro ante los ojos del mundo.

Quien guste la historia de naciones unidas, aquí la tengo.

CDH De todas las reformas que se pretendían, se logro la creación del consejo de derechos humanos, extinguiendo por fin la acotada comisión, cuya sede se tenia en ginebra y sus alcances eran pobres ante situaciones sencillamente inaceptables de flagrancia en las violaciones de derechos humanos en muchas partes del mundo.

La comisión no podía recomendar movilización de cascos azules, ahora si; claro, pasa por el órgano mas fuerte después del pleno de naciones unidas, que es el consejo de seguridad; pero ya el consejo de derechos humanos puede recomendar sanciones económicas, investigaciones, notas diplomáticas y señalamientos.

El CDH (Consejo de Derechos Humanos) esta integrado por 47 miembros (que ya son fundadores), aun con los reclamos de EU que no se deberá usar este órgano como un arma política (¿miedo?, ¿acaso EU tiene temor a ser señalado como uno de los violadores de los derechos humanos mas monstruosos que hay en el Mundo?, ¿temor a que les muestren fotos de Guantánamo?, ¿Irak?, ¿Afganistán?, ¿los vuelos secretos de la CIA?, ¿cada vez mas acotadas las garantías individuales en EU por la tan famosa lucha contra el terrorismo?, ¿eso es?; vamos, creí que el policía era mas tozudo pero veo que también llora como una niña) y que se encuentren entre dichos miembros países como China (y su largo historial al mas puro estilo de EU), Cuba (otra nación que bueno, mejor evitar seguir produciendo ácidos gastrointestinales) y Arabia Saudita (de los principales violadores de derechos humanos en medio oriente); esta formado.

El Lunes pasado, se voto por el primer presidente de dicho órgano, y tengo orgullo en el pecho de reconocer que un Mexicano fue designado para ello; que tiene la fuerte tarea de comenzar la revisión en materia de derechos humanos de varios países en casos muy específicos y así, reivindicar el nombre de Naciones Unidas; casos como la guerra contra el terrorismo, Sudan, Zimbabwe, etc.

De Alba Esta tarea esta aceptada con apoyo Mexicano por el Embajador Luis Alfonso de Alba que dejo ahí el link para ver su carrera diplomática que tuvo inicio hace más de 20 años, en 1983.

Aquí, algunos detractores míos podrán decirme que no merecemos tal honor, con casos como las muertas de Juárez, la guerra sucia del pasado, las violaciones en Atenco, etc.

Todos los casos que me digan, los reconoceré como violaciones a los derechos humanos, por ende, a la misma ley que en México existe puesto que el espíritu de nuestra carta magna que data de 1917, trae en sus primeros artículos, algo llamado ??garantías individuales?, inspiradas en la ??Declaración de los Derechos del Hombre y Ciudadano? de manufactura Francesa, creada en 1789.

Si, en México se violan los derechos humanos, pero también en el Mundo, y que la nación en donde en los últimos 5 años no se hayan violado, levante la mano y lance la primera piedra; ¿ven?, esa es la situación, en todo el mundo se han violado los derechos humanos, en algunos países de tantas formas y maneras tan diferentes que nos asustaríamos, aunque claro, en otros de menor manera o de manera mas ligera, pero se han violado; por ello mismo este cargo, este nuevo órgano en naciones unidas, este nuevo compromiso hay que afrontarlo de cara al destino, para que nos señalen, para que reparemos los agravios y no lo hagan de nuevo, para que así, como aceptemos nos digan nuestras cosas, podamos decir las de otros y estemos en igualdades buscado el avance del Mundo mismo.

Quizá, y solo por un momento lo reflexiono, aun podamos revertir tanta mierda que hemos lanzado unos contra otros olvidándonos de los ciudadanos, viéndolos como piezas de ajedrez, como muñecos sin voz ni voto, como animales que llevamos al matadero en donde aun existe la pena de muerte, como individuos que son tratados peor que animales solo por sospechas en actos delictivos, etc.

No es demasiado tarde, y quizá soy un idealista, tratando de buscar, vida dentro de estiércol de vaca, pero siempre valdrá la pena buscar la forma en que todos podamos estar mejor.

Salud por el nuevo Consejo ya en funciones, y un aplauso para su nuevo Presidente.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *