Jesus Malverde


Powered by Castpost

No será fácil, pero tratare de hacerlo correctamente.

Imaginen la escena; una cuadra entera de juegos y establecimientos de comida y bebida que se extienden por las banquetas y arrollo vehicular, juegos mecánicos doblando la esquina, una capilla que es la razón de la fiesta en un ala del pueblo que ya no es tan pueblo, ahora es ciudad, un grupo de personas van escoltando a un hombrecillo de lente oscuro, barriga prominente y bigotes, viste vaqueros color azul y camisa a cuadros, pero doble seda y un chaleco de cuero; la gente conforme ve que se aproxima se va abriendo para permitirle el paso; el controla el trafico de drogas en la carretera costera, por ahí pasan muchas camionetas rumbo a la frontera cargadas de coca, así como en las playas, llegan lanchas con heroína, la marihuana ya no gusta mucho, es barata y por tan poco, no vale la pena correr el riesgo de ser descubierto.

Las armas están en el cinto de todos por igual.

Unos cuantos ínovatosî con cadenas de oro al cuello muestran sus AK47 sin disimulo, ven que viene este personajillo y avisan, ya que al otro extremo esta su propio jefe.

Un treintañero con 4 mujeres que se ve perfectamente son prostitutas, quizá traídas de la segunda o tercer ciudad mas importante del país, gorras giradas, paliacates y lenguaje conocido como ípochoî o spanglish, se habla en la frontera, pantalones vaqueros pero a la cadera, amplios y que los arrastra, tenis de una marca importada y una playera con la imagen de un cantante de rap cuyas manos dibujan una señal observa, al recibir el aviso esta tranquilo y solo con su dedo índice derecho, se acomoda las gafas negras; el controla el mercado de droga que viene de otro estado vía autopista para los jóvenes de nivel medio y superior, tiene dos discotecas y varios bares en la ciudad.

Es antagonista al primer hombrecillo.

Pero como si todo avisara a un enfrentamiento de dimensiones peliculescas, de la capilla salen 12 hombres con armas ligeras de asalto, perfectamente trajeados, cuestión que es difícil en una ciudad semi-costera y que hacia el interior del estado, cuasi desértica; ven tanto al primero como al segundo personaje y cierran filas entorno a su propio jefe, un hombre blanco de cabello negro y bigote fino, perfectamente vestido con un traje blanco, dicen que es a prueba de balas, que lo mando un socio suyo, colombiano, se lo regalo por ser su gran socio en México, fue confeccionado por el sastre del presidente Uribe en Medellín, al pisar la banqueta los testigos solo se santiguan imaginando que pasara lo de siempre, una bala perdida acabara con sus vidas, tan común en esa ciudad.

De hecho ya los grandes lo dicen así; ímorir por una bala perdida es considerada muerte naturalî.

Este tercer personaje controla el trafico de influencias, es amigo de altos políticos y dicen que controla mucho dinero de otro capo del narcotráfico que quizá llegue en unas horas; el siquiera verle feo es motivo de un ílevantonî (secuestro y asesinato, termino usado por las mafias del narcotráfico), de hecho, es el operador económico del enemigo del primer y segundo personaje.

El sol cae a plomo y aunque la música de banda entona el sinaloense y alguna voz femenina lo canta, muchos que saben que esta sucediendo, tragan saliva y dejan de oír lo que a su alrededor acontece.

La tensión va subiendo conforme cada paso los aproxima, los escoltas de cada uno simplemente aprietan los dientes y cierran un poco los ojos para ver mejor, los ceños se fruncen y se va oliendo más y más penetrante la adrenalina.

Una cerveza de un comensal, cae al suelo y se rompe, las escoltas del ítejanoî voltean rápido con las manos en las armas y los del chico íraperoî hacen señas para mostrar que quizá sea una trampa, el símil de equipo swat del ídandiî se limita a subir las mini ametralladoras y cubrir a su jefe, cuando todos esperan el primer bang, se dan cuenta fue una cerveza.

El ídandiî pide su camioneta y se retira, antes de irse inclina la cabeza a los otros personajes quienes le devuelven el saludo, el íraperoî entra a la capilla ahora, sus muchachos que le cuidan, se quedan fuera, el ítejanoî, espera turno.

Después de 10 años y ninguna muerte en dicha fiesta, ya es muy normal ver esto.

Ah, porque si creen que les estoy platicando una película de gansters, se equivocan, esto sucede cada 3 de Mayo, que es la fiesta del ípatronoî de los narcotraficantes, íJesús Malverdeî.

Se conocen 3 capillas de este personaje, una en Colombia, otra en los ¡ngeles California y otra mas en México, Culiacán para ser exactos, aquí es donde desfilan los que acabo de mencionar, y no solamente ellos, muchos mas.

La historia de íJesús Malverdeî próximamente si todo sale bien, será la opera prima de un conocido hijo de un político Mexicano con quien estudie la universidad, pero curiosamente años después de que salimos de las aulas, se dio cuenta de que lo suyo lo suyo lo suyo, es el cine y se metió a estudiarlo, se llama Rodrigo, de hecho jugué con el fútbol rápido, pero de eso hace ya mas de 10 años.

Jesús Malverde es un héroe del inconsciente popular ya que no hay huellas históricas de su existencia, de hecho algunos dicen que ni Jesús se llamaba, sino que Malverde le decían solo porque se tapaba con hojas grandes de platanal, para cubrirse; era peón de una gran Hacienda allá (cuenta la leyenda) en Culiacán, Sinaloa y como veía que el dueño trataba mal a todos, de vez en vez robaba a los ricos para dárselo a los pobres, hasta que ordenaron su muerte; la condición era que sus despojos fueran colgados hasta que por razones naturales se desmembrara el cuerpo y fuera carroña para animales, pero la gente humilde le arrojaba piedras para irle enterrando y no tuviera ese fin.

Es venerado aunque no es santo, pero lo tratan como si fuera, en su capilla en Culiacán se leen cientos de ímilagritosî que ha cumplido, se leen en ellos ígracias por limpiar el caminoî puesto por un gatillero que llego a ser jefe regional, ípor el favor recibidoî, etc. y, curiosamente, el 99% de ellos esta firmado solo por iniciales.

Y aunque pareciera que solo es seguido por narcotraficantes se dice que personas que nada tienen que ver con el trafico de drogas, también están entre sus feligreses; no se, pero cada 3 de mayo Culiacán se íblindaî y para evitar una masacre (hablado con un Teniente del ejercito que estuvo destacamentado en Culiacán) las autoridades se hacen de la vista gorda, ya que son tantos los gatilleros y escoltas que hay, tanto de narcos como de civiles que salen y venden en la fiesta de la capilla, que seria un rió de sangre de sangre inocente, mejor no se toman acciones.

Conozco un busto de Jesús Malverde, en internet hay páginas dedicadas a él, pero en un reportaje que encontré donde le preguntan al obispo primado de México, Padre Norberto Rivera dice que no es santo ya que no se piden milagros para matar a alguien, o envenenar a una sociedad, ni nada.

Aquí una imagen de este ísantoî

jesus-malverde-1-lg

Hay gente que dice que es leyenda urbana, mito en la historia, inconsciente colectivo del realismo mágico de una esperanza que se desea en el ámbito donde no hay mas esperanza que la ley del juzgado o de la pistola; para empezar, no creo en santos, y la película aun no sale, de hecho a mi ex compañero de carrera ni lo he visto en algunos años, pero hablado con gente de la misma ciudad de Culiacán, el 3 de mayo, sino hay que salir de la casa, mejor quedarse y encerrarse bien, porque no es seguro andar en la calle.

¿Conocían a Jesús Malverde?, abajo su capilla en Culiacan.

fac797+a

Buen inicio de semana y por cierto, un narco-corrido o como en EEUU le dicen ínarco pop bloody polkaî, los Tigres del Norte con íel jefe de jefesî, quizá les de una mejor idea.

Technorati Profile

10 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *