Colecciones… ¿que colecciona? o ¿que haria por algo que desea?

¿Se imagina tener algún objeto de una persona que usted, amable lector, en especial admire?

Hay coleccionistas que han llevado su afán de tener de la persona que admiran, algo tan intimo como un chicle certificado por fotografía tomada al momento de deshacerse de el, que masco Britney Sphears en EEUU.

Que me dicen de los lentes circulares que vendió Yoko, ultima pareja de Lennon; que uso exactamente el artista el día en que le mataron frente a donde vivía… quizá quisieran tener en su poder la pelota del ultimo cuadrangular que hizo McGuire en grandes ligas o con el que rompió el record de más cuadrangulares en una misma temporada, así podemos hablar de cuestiones interesantes y de cuestiones intrascendentes, que para los coleccionistas son lo máximo.

Pero todos quisiéramos tener algo de alguien, seamos honestos, ya que también todos admiramos a alguien, tanto deportes como artes, medios de comunicación como de la música, en fin, la gama es amplia, pero lo que van a poner en subastar en Austria, me pone a pensar en verdad, quien dirime que y que no es un objeto de la Historia de la Humanidad.

Interconecto el tema de hoy con el del Jueves pasado para terminar esta dupla de temas no tan relacionados con lo que aquí se postea continuamente, a todos muchas gracias por su apoyo y además, por su comprensión, gracias por los buenos deseos y también, por la visita a este SU, espacio.

Yo estoy convencido de que cada quien tiene en su propiedad puede tener lo que le venga en gana, quizá una tonelada de estiércol de vaca o las más exquisitas obras de arte (comercial, vienen obras de Van Gogh a México, próximamente mas información) y hacer con ello, lo que le venga en gana.

coleccion de arteHay gente que tiene cuidado en sus cosas y hay gente que sencillamente jamás se da cuenta de lo que tiene tanto en valor estimativo, artístico y hasta económico.

Se dice que los que robaron el Grito de Munch lo habrán quemado, que algunos huevos Fabergé sencillamente fueron destruidos como quien destruye un huevo para hacer hot cakes, cientos de obras de arte con la segunda guerra mundial, enterradas en bosques y ahí abandonas para jamás regresar al mundo y poder ser admiradas.

Pero que tal que alguien ponga a la venta vía casa de subastas, el clavicordio de Wolfgang Amadeus Mozart, seria algo maravilloso, que precio pudiera alcanzar, es pieza de museo, seguramente estará interesante la pugna, y que dirán todos los que son admiradores del genial loco Mozart cuando supieran esta noticia, son cuestiones que no se si llego a explicar pero a mi me impresionaría ver siquiera el objeto.

Los museos que son bien manejados, cuentan con un patronato, una junta de gobierno o quizá hasta un fondo que crean a razón de ir programando la compra de piezas para el mismo museo, conozco a dos miembros del patronato del museo de antropología e historia de México (uno de los 3 más importantes en el Mundo) y gracias a que estas distinguidas personalidades se han estado moviendo entre conocidos y organizando eventos, contaron con recursos para apoyar el Museo y estar por inaugurar, un juego de pelota indígena replica fiel.

El museo de arte de Chicago tiene varias obras de José Luis Cuevas que le compro hace no tanto, unas cuantas décadas exclusivamente para tenerlas guardadas y de vez en vez.

Estoy sorprendido de que de Mozart sobreviva alguno de sus clavicordios, ya que no siempre uso el mismo y si, es quizá de los objetos que me gustaría ver (tener me daría miedo y no soy envidioso para no mostrarlo al mundo), pero tener, una primera edición del Quijote en América, la traducción al Ingles por primera vez, un original de Sor Juana Inés de la Cruz, etc. en fin que es una lista de artículos casi interminable, eso también se llama ser materialista, así que mejor acabo aquí el escrito de hoy, a ustedes…

¿qué les gustaría tener?

Technorati Profile

14 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *